Zumby Pixel

Continúa la venta de comida chatarra en escuelas del país

Las escuelas no quebrantan la ley debido a que la propia reglamentación de la Secretaría de Educación Pública (SEP), permite la venta de bebidas azucaradas y menús a criterios de las cooperativas escolares
Foto: Agencias

Publicado 30 octubre 2018 el 30 de Octubre de 2018

por

Christian Valera Rebolledo 

A pesar de que en 2012 entró en vigor la prohibición de venta de comida chatarra en las escuelas como parte de un plan de salud pública para evitar problemas como el sobrepeso y la obesidad, en la mayoría de ellas la venta indiscriminada de este tipo de productos continúa.

Sin embargo, las escuelas no quebrantan la ley debido a que la propia reglamentación de la Secretaría de Educación Pública (SEP), permite la venta de bebidas azucaradas y menús a criterios de las cooperativas escolares, incluso sin regulación ni sanciones.

Simón Barquera, director del Área de Investigación en Políticas y Programas de Nutrición del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), dijo que los esfuerzos para lograr que los niños mexicanos dejen de ser los líderes mundiales en sobrepeso y obesidad han sido insuficientes.

“Vemos con preocupación que no hay un seguimiento lo suficientemente estricto como para lograr lo que se requiere. Hay cosas que son por el diseño de los lineamientos y otras porque los lineamientos no están siendo implementados con rigurosidad”, explicó.

En este sentido, calificó como incongruente que en las escuelas se haya eliminado la venta de refrescos, pero se permita la venta de jugos procesados y té helado, que pueden tener hasta 12 cucharadas de azúcar.

De hecho, de acuerdo con estudios es en la escuela donde los niños comen más; por ello, la necesidad de que su alimentación sea sana.

“En el instituto lo que hemos visto es que los niños consumen alimentos hasta 4 o cinco veces cuando van a la escuela, que es demasiado. Tienen acceso al llegar a la escuela a los vendedores, en el salón maestros y compañeros les venden alimentos, durante el recreo y al regresar”.

Solo 2 de cada 10 mexicanos ahorra: Condusef

Piden apoyo para continuar limpieza de la Laguna La Espuma

Por ello, enfatizó que los padres de familia encargados de las cooperativas deben ser capacitados realmente para conocer los riesgos de la comida chatarra: “a las cooperativas de padres se les debe capacitar para que entiendan que es por el bien de sus hijos, que no es por un capricho, sino por protegerlos y que no les dé diabetes”.

Y es que el permitir que empresas refresqueras y de panadería surtan de alimentos a las escuelas habla de un interés económico, cuando lo ideal para reducir la problemática de la obesidad es evitar su participación.

“El propio gobierno, a través de sus instituciones, prioriza la industria sobre la salud de los niños y niñas… las maneras en que burlan las regulaciones es reduciendo los tamaños del producto, mezclando o creando nuevos productos comerciales aparentemente bajos en azúcar”, apuntó.

Cabe destacar que de acuerdo con estudios, 3 de cada 10 niños viven con exceso de peso según datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2016.

Lo anterior los coloca en riesgo de padecer hipertensión, ser resistentes a la insulina y desarrollar diabetes tipo 2, problemas en el crecimiento, deformación en los huesos por el sobrepeso y déficit de atención.

Al momento, no hay estadísticas oficiales públicas sobre la venta de comida chatarra en las escuelas: “hasta ahora, lo que es una obligación de las autoridades por informar sobre la regulación en las escuelas para prohibir la comida chatarra no existe”.

De entrada, una buena política de salud debe contemplar evaluaciones de ahí que la SEP tiene que poner un mayor nivel de exigencia en el cumplimento de estos lineamientos a las escuelas toda vez que es un problema de salud en el país.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

US - US -