Zumby Pixel

La educación ambiental como herramienta para el cambio

Cuando una especie se extingue, repercute en algún proceso natural o se modifica algún eslabón dentro de la cadena alimenticia.

Publicado 22 octubre 2018 el 22 de Octubre de 2018

por

La mejor manera de concientizar a la población y motivarla a contribuir con una causa, es conocer, aprender y experimentar, para dejar de lado las suposiciones y emprender acciones que encaminen una mejora. Si la sociedad se involucra e informa acerca del cuidado del planeta y de las especies que habitan en él, el cambio será definitivo.

Jorge Martínez, ambientalista mexicano, se ha dado a la tarea de compartir con el resto del mundo, sus conocimientos y amor por los animales silvestres a través de pláticas y activaciones en las que público en general y alumnos de distintas instituciones en el estado interactúan con ellos.

“El objetivo es romper con todos los mitos que giran en torno a las especies silvestres y el peligro de extinción en el que se encuentran, ya que existe desinformación al respecto”, menciona Martínez.

El hogar de Jorge es considerado una PIVMS (predio intensivo de la vida silvestre), es decir, un espacio particular en el que las especies son conservadas para su reproducción, esto bajo las regulaciones y lineamientos establecidos por SEMARNAT, que controla las condiciones del lugar en el que se mantienen, garantizando su seguridad.

Para muchos resulta de mal gusto, incómodo e hiriente cuando se habla del cautiverio, pues es definido como la falta de libertad, reclusión, encierro o secuestro de animales. Sin embargo, a diferencia de lo que muchos creen, cuando se brinda el cuidado y la dedicación necesaria, esta se considera una actividad crucial para disminuir el número de especies en peligro de extinción.

“La información corre y la gente cree que al tener a estos animales en cautiverio, los sacamos de su hábitat natural y no es así”, comenta Jorge acerca de esta práctica.

Nace jirafa en zoológico de Chapultepec

Niños reforestan faldas del “Pico de Orizaba”

Algunas de las especies que se encuentran bajo su cuidado son: serpiente hocico de cerdo (12-13 cm), serpiente gourmet (4 m de longitud), pitones carpeta, bola, curtus o sangre, cocodrilo de anteojos y caimán de la Florida o alligator, por mencionar algunos.

“Cuando tienes la oportunidad de interactuar, conocer lo que son, por qué están ahí, sus hábitos, de qué se alimentan y cómo se construye la cadena alimenticia de ese organismo, comprendes la importancia de su cuidado.”, comenta Jorge, acerca de su incursión en este ámbito.

Otro mito que es necesario desmentir es el que señala que las serpientes son peligrosas y que no otorgan ningún beneficio a la naturaleza o al ser humano, por el contrario, son parte de una cadena alimenticia y son controladoras de plagas. Principalmente se alimentan de roedores que destruyen los cultivos, lo que las convierten en un depredador que ayuda al hombre sin dañar al medio ambiente, ya que no se utiliza ningún pesticida.

Cada uno de los animales silvestres tiene una función, que por lo general, se relaciona de manera directa o indirecta con otras especies, por ello, el cuidado que se debe otorgar para evitar su extinción es de suma importancia; cuando un especie se extingue, repercute en algún proceso natural o se modifica algún eslabón dentro de la cadena alimenticia.

“El acercarnos a la gente, ayuda a desmentir aquellos mitos que nos han acompañado por mucho tiempo, cualquier oportunidad de transmitir información, la tomamos pues es un granito de arena más a la causa”, dijo.

Jorge invita a involucrarse en cualquier tipo de actividad que contribuya a la protección del medio ambiente y las especies que se desarrollan en él, como grupos de reforestación o de educación ambiental, que es la herramienta para el cambio.

Síguenos en  Facebook/Girando en Verde.

US - US -