Zumby Pixel

Las leyendas e historias de terror más escalofriantes de otros países

Cada lugar tiene su forma de dar miedo.

Publicado 15 octubre 2018 el 15 de Octubre de 2018

por

Por: Rosalía Uribe

Tan solo en México, personajes como ‘La llorona’ se han convertido en parte importante de la cultura de nuestro país. Si buscamos un poco nos daremos cuenta que por todo el mundo existen historias similares sobre fantasmas, demonios, brujas y demás entes sobrenaturales.

Los países de Europa y Asia también tienen sus propias leyendas que forman parte del imaginario popular de sus habitantes. Algunas de ellas provienen directamente de la mitología del lugar, mientras que otras tienen su origen como leyendas urbanas. De cualquier forma, estos relatos incluyen sucesos y personajes aterradores que han pasado de generación en generación y que se han ocupado de quitarle el sueño a más de uno.

Onibaba

Se trata de una leyenda de la cultura japonesa. La historia comienza con una familia adinerada de Kioto que tenía una hija. La familia era muy feliz, pero con el paso de los años fue evidente que la niña carecía del habla, por lo que los padres decidieron ir a visitar a un adivino en busca de una solución. El adivino les dijo que para curarla sería necesario el hígado de un feto.

Los padres enviaron a su sirviente en busca de una madre que estuviera dispuesta a darles el hígado de su hijo aún no nacido  a cambio de dinero. La sirvienta no se pudo negar, aunque sabía que no había madre en el mundo que aceptara el intercambio, pues ella misma era madre. Así, dejó a su pequeña un amuleto para que la protegiera en su ausencia y se embarcó en la imposible misión.

Pasaron los años, viajó por muchos lugares y no encontraba a nadie. Comenzó a caer en la desesperación por estar lejos de su hija, así que engaño a la primera embarazada que encontró en el camino para que la acompañara a su casa. Una vez allí, la mató y extrajo el hígado del feto.

Ya que lo tuvo, se dio cuenta que la mujer llevaba el mismo amuleto que la había dado a su hija antes de marcharse, lo que significaba que había asesinado a su hija y a su futuro nieto. La anciana enloqueció y se convirtió en el demonio conocido como Onibaba. Se dice que el demonio se aparece ante los viajeros y los captura para cocinarlos y comerlos.

El sillón del diablo

Proveniente de España, esta leyenda comienza en la Facultad de Medicina de la Universidad de Valladolid. La historia se desarrolla en 1550 cuando en esta impartía clases Alfonso Rodríguez de Guevara, un médico famoso de la época quien impartía clases de anatomía. Uno de sus estudiantes era el joven portugués Andrés de Proaza, que comenzaba a ser conocido por su gran talento en el estudio del cuerpo humano.

Un día un niño de 9 años de edad desapareció, y uno de los últimos lugares donde se le vio fue cerca de la casa del joven médico. Al inicio nadie sospechó nada, pero con el paso de los días los vecinos dijeron que se escuchaban gritos y llantos que parecían provenir del sótano del estudiante.

Tales rumores obligaron a las autoridades a investigar el caso y acudieron a la casa de Andrés, donde se encontraron con una escena perturbadora. En una mesa en el sótano se encontraba el cuerpo descuartizado del niño. En la escena también se pudieron encontrar restos de animales y material médico.

En su interrogación, el joven declaró que tenía un pacto con el diablo, quien le proporcionaba conocimientos medicinales a través de un sillón donde el joven se sentaba a hacer sus anotaciones de anatomía. La leyenda dice que aquel que se sienta en el mueble muere a los dos o tres días si no tiene altos conocimientos medicinales.

El carro de la muerte

Esta leyenda forma parte del folclore popular del Principado de Asturias, una comunidad autónoma española. Se trata de un carro que vuela por los cielos en busca de los moribundos para llevarse sus almas. El carro es conducido por el último difundo de la parroquia más cercana.

En algunas versiones va tirado por caballos invisibles y utiliza ruedas de corcho, para no producir ningún sonido y no alertar a nadie de su presencia. El carro se para enfrente de la casa de la persona que va a morir, luego alguien alguien grita el nombre de la persona acompañado de “alguien lo busca”. Cuando esta sale, el conductor lo sube al carro y se lo lleva al más allá.

También se dice que va acompañado de la Güestia, nombre que se le da a una procesión de almas que vagan por las noches y que visitan las casas donde habrá un muerto. En ocasiones se dice que los fallecidos son familiares o conocidos de la persona que va a morir.

Kuchisake-onna

Otra leyenda muy popular de la cultura japonesa. Trata sobre una mujer que fue mutilada y asesinada por su esposo, ocasionando que su espíritu se transformara en un yōkai (espíritu demoníaco) o gwishin (alma en pena). Existen varias versiones de la historia, pero un aspecto que permanece es la cortada que pasa por su boca, de lado a lado, deformando su rostro.

De acuerdo con las creencias japonesas, la Kuchisake-onna (cuyo nombre se traduce literalmente como mujer de la boca cortada) vaga por la noche en las calles. Tradicionalmente el espíritu usa la manga de su kimono para cubrir su rostro , pero en la actualidad se describe que usa un cubrebocas para esto. Se aparece antes los jóvenes para preguntarles si creen que es hermosa. Cuando la persona responde que sí, se quita el cubrebocas y muestra su rostro para luego volver a preguntar si es hermosa. Si la persona responde que no o grita, es cortada por la mitad o le clava unas tijeras hasta matarla. En caso de que responda que sí, ella sonríe y le corta la boca para que se vea como ella.

No existe manera de escapar a ella, puesto que de intentarlo simplemente volverá a aparecer frente a la persona hasta que le responda la pregunta.

Verónica

Es una leyenda urbana de España. La historia comienza con una chica llamada Verónica que participó en una sesión de la ouija. Como muchos que han participado del juego, la joven Verónica no creía en los efectos paranormales del juego y retó a los espíritus. Esto provocó la molestia de estos y ocasionó su muerte.

Dado que su muerte se dio bajo condicione sobrenaturales, su espíritu quedó atrapado entre el mundo de los vivos y el de los muertos. Muchos suelen invocarla, en ocasiones esto con la intención de hacer alguna consulta pero muchos lo hacen solo por curiosidad hacia la leyenda.

Para invocarla la persona se coloca frente a un espejo, llevando consigo una Biblia y unas tijeras, para posteriormente pronunciar su nombre tres veces. Lo que sucede a continuación depende de cada versión, en algunas el fantasma de Verónica aparece y mata a quien la ha invocado con las tijeras o se la lleva con ella al inframundo, en otras aparece la fecha de la muerte de la persona en el espejo (ya sea por si sola o dicha por Verónica) la cual suele ser ese mismo día. En algunos países anglosajones, como Estados Unidos, el personaje es conocido como Bloody Mary.

Aka Manto

Un espíritu japonés que se encuentra en los baños públicos y de los colegios. Suele aparecerse en el último retrete y preguntarle a la persona si quiere papel rojo o azul, presentándole ambos papeles. Si la persona escoge rojo, la cortará con un cuchillo hasta que su ropa se torne de color rojo por la sangre. Si se escoge azul, la estrangulará hasta que su cara su ponga de ese color.

Si se escoge otro color, el Aka Manto jala a la persona hacia otra dimensión, igual pasa con los que intentan escapar. A quienes intentan evadir la pregunta termina matándolos igual. En algunas versiones la forma de escapar es diciendo que no se necesita papel, aunque existen historias donde ni siquiera esta posibilidad puede salvar la vida de la persona.

El duende de Zaragoza

Fue en 1934 que un edificio ubicado en el número 2 de la calle Gascón de Gotor de Zaragoza, España, comenzaron a escucharse voces en el edificio. Primero comenzó como risas, y la voz se ubicaba en la zona donde estaba la chimenea del edificio. No pasó mucho para que las voces tuvieran aterrados a todos los inquilinos del lugar.

Pronto las personas estaban tan asustadas que presentaron su problema ante las autoridades, quienes acudieron a inspeccionar el edificio en busca de la fuente de los sonidos, pero no encontraron nada. Aunque inicialmente se sospechó de la sirvienta del edificio, pues ella había sido testigo en todas las ocasiones en que se presentó el fenómeno, el hecho se siguió dando una vez que ella no estuvo en el edificio. El suceso llamó tanto la atención que la historia fue cubierta por medios como The Times y la BBC.

Síguenos en Facebook ED Entretenimiento.

Más noticias de entretenimiento AQUÍ.

- US -