Zumby Pixel

Las diferentes versiones de la leyenda de ‘La mulata de Córdoba’

Todos saben la historia general, pero existe más de una versión de esta clásica leyenda veracruzana.
El Ajolote Enmascarado

Publicado 03 octubre 2018 el 03 de Octubre de 2018

por

Por: Rosalba Uribe

Entre las leyendas que rodean el estado de Veracruz, la de ‘La mulata de Córdoba’ es una de las más conocidas. Todos conocen los detalles generales de la historia; una joven mulata es acusada de brujería y encarcelada, pero finalmente logra escapar de su condena en un barco pintado en las paredes de su celda.

Esos son los elementos que todos recuerdan cuando piensan en la leyenda. Sin embargo, a pesar de ser una historia tan conocida, existen cosas en las que varios discrepan. Y no debería extraños, al tratarse de una leyenda que ha pasado de boca en boca entre la población, no es de sorprender que las historias sean diferentes en varios detalles y  esto tenga como resultado diversas versiones de una historia.

La primera versión la retrata como una mujer bella a quien todos conocían como la mulata de Córdoba debido a que vivía en esa ciudad. Corrían los rumores de que la mulata era una bruja y que había hecho un pacto con el diablo. Muchos aseguraban que habían observado luces extrañas salir de su casa, como si estuviera realizando algún ritual extraño. Las personas ocurrían a ella para que curara sus enfermedades, las mujeres iban en busca de hechizos para que regresaran sus esposos. Sin importar cual fuera el pedido, la mulata lograba hacerlo realidad.

Los rumores atrajeron la atención del Santo Oficio de la Inquisición y pronto la mulata fue sometida a juicio. A este acudieron varios de sus antiguos clientes como testigos de sus habilidades para la brujería. Pronto se le encontró culpable y se le condenó a ser ejecutada.

Pero la ejecución nunca llegó pues al poco tiempo se desató una lluvia que inundó las calles de la ciudad. Luego de ello, las personas pudieron ver como la mulata huía en un barco donde ella era la única tripulante. Al entrar a su celda, los carceleros pudieron observar como en la pared se encontraba un barco idéntico a aquel en que la mulata había escapado.

Otra versión dice habla sobre una joven hermosa que se decía que nunca envejecía. La gente la conocía como la mulata. Se dice que a ella acudían personas con todo tipo de peticiones; para obtener trabajo, para curar una enfermedad, para obtener novio, lo que sea, y cualquiera que acudía con ella quedaba satisfecho con los resultados. Todos hombres se sentían atraídos hacia ella, pero ella no estaba interesada en ninguno.

Corrían los rumores sobre sus habilidades, donde la gente decía que era una bruja. Se hablaba de luces misteriosas que salían de las ventanas de su casa, muchos aseguraban que incluso la habían visto volar por los tejados. Fue cuestión de tiempo para que la Inquisición oyera lo que se decía de la mulata y la tomaran presa bajo el cargo de brujería.

La mañana antes de ser ejecutada, el carcelero encontró a la mulata dibujando un barco en las paredes de su celda. En varias ocasiones la joven le preguntó qué la faltaba a su dibujo, a lo que el hombre le respondía indicándole los detalles faltantes que luego ella agregaría. El carcelero estaba confundido con su actitud, pues la joven parecía más preocupada por el dibujo que por su ejecución. Cuando el dibujo estuvo perfecto, el carcelero le dijo que al barco solo le hacía falta navegar, a lo que la mulata respondió que entonces eso haría. Acto seguido, la mujer saltó en el barco que poco a poco empezó a moverse hasta que desapareció en uno de los rincones del calabozo, dejando en la celda al impactado carcelero.

Las tumbas más famosas de los cementerios de Veracruz

Los mejores lugares para solteros en Veracruz

En otra versión, la mulata era una joven llamada Soledad que, como su nombre lo indicaba, estaba aislada de los demás. En ese tiempo no estaba bien vista la unión entre de los blancos con personas de otro color, por lo que la mulata era discriminada por su color de piel. A pesar de ello, la joven hacía uso de sus conocimientos en herbolaria y curaba las enfermedades de la gente con el uso de plantas medicinales.

Sus remedios tuvieron mucho y pronto comenzaron a correr rumores diciendo que practicaba la brujería. El problema empeoró cuando empezó a cortejarla el alcalde de Córdoba, Don Martín de Ocaña. El hombre se le declaró pero ella lo rechazó, lo que provocó su enojo. Luego de ello, el alcalde la acusó de haberle dado una bebida que le había hecho perder el juicio.

La Santa Inquisición se enteró de lo sucedido y fueron a detenerla para encerrarla. Algunos dicen que se le encerró en el Palacio de la Santa Inquisición, mientras que otros aseguran que en San Juan de Ulúa. Se le realizó un juicio donde se le encontró culpable y fue sentenciada a morir quemada. La noche antes de que se llevara a cabo su sentencia, la mulata dibujó un barco en su celda, tan real que el carcelero que la vigilaba quedó sorprendido. Al preguntarle qué le faltaba al dibujo el hombre respondió que navegar, a lo que ella le dijo “Pues ve cómo navega” para después saltar en el barco, que se alejó hasta desaparecer de la celda.

Síguenos en Facebook ED Entretenimiento.

Más noticias de entretenimiento AQUÍ.

- US -