Zumby Pixel

Cosas que no pueden faltar en tu altar de muertos

Los elementos esenciales para una ofrenda de Día de Muertos.

Publicado 29 octubre 2018 el 29 de Octubre de 2018

por

Por: Rosalía Uribe

El altar de muertos es un símbolo de nuestro cariño y aprecio hacia aquellos que ya se han ido. Los hay de diversas formas y tamaños, pues cada familia decora el altar de acuerdo a sus gustos, y los de los difuntos a los que está dedicado, por supuesto.

La elaboración del altar para el Día de Muertos es una tarea donde las familias pueden dejar salir su creatividad. Si bien existen elementos que son esenciales en la composición del altar de muertos, la forma en que estos se acomodan y se mezclan entre ellos depende enteramente de las personas que participan en su elaboración.

Veladoras

Las veladoras son tanto un símbolo de la fe religiosa como del fuego. Lo último es especialmente importante puesto que el altar debe incluir representaciones de los cuatro elementos de la naturaleza. Es común que el número de veladoras sea correspondiente al número de difuntos que se están honrando, pero no es necesario que sea de esta forma.

Papel picado

El aire también debe estar incluido en el altar de muertos, para ello el papel picado es la mejor opción. Se trata de papel china que ha sido cortado para crear patrones de diversas figuras, como calaveras, calabazas, lápidas y frases que van de acuerdo a la ocasión.

Usualmente se colocan en línea varios de ellos para formar una guirnalda. En México, el papel picado se puede conseguir en los mercados, pero también están los que prefieren elaborar el suyo en casa.

Agua

Por supuesto el agua no podía faltar en el altar. Además de ser otro de los elementos de la naturaleza y por lo tanto un objeto fundamental en la ofrenda, se dice que esta ayuda a calmar la sed de las almas que llegan a nuestra casa, luego del viaje que tuvieron que recorrer. Al mismo tiempo, las ayuda a fortalecerse para el camino de regreso.

Imágenes de los difuntos

Para anticipar la llegada de las almas de los seres queridos es necesario colocar una imagen de ellos en la ofrenda. Lo más común es que esta imagen sea una fotografía, a menudo enmarcada, pero también puede tratarse de un dibujo o una pintura.

Calaveras

Las calaveras en los altares pueden estar presentes de diversas formas. Sirven como recuerdo y aceptación del destino de todos los seres humanos. Suelen estar presentadas de diversas maneras, algunas elaboradas con yeso u otros materiales, pero entre las más populares están las calaveras o calaveritas de azúcar.

A menudo las calaveritas tienen el nombre de los difuntos, usualmente escrito en la frente, pero también es común que tengan los nombres de seres queridos que se encuentran con vida.

Flores

Por supuesto, entre las elecciones más comunes se encuentra la flor de cempasúchil, popular en las ofrendas de los altares y los cementerios. Su nombre proviene del náhuatl “Cempohualxochitl” que está compuesta por las palabras “cempohuali” que es el número 20 y “xochitl” que significa flor, por lo que su nombre traducido es “flor de 20 pétalos” o “muchas flores”.

Otras flores que también se colocan en el altar de muertos son la flor de terciopelo o mano de león, la nube, los crisantemos y los claveles, sin embargo se puede usar otras más. En ocasiones las flores se colocan formando una cruz o arcos. En el caso de las flores de cempasúchil, es común que se las coloque formando un sendero hacia la ofrenda, esto debido a que se dice que su color y aroma ayuda a guiar a los difuntos.

Comida y bebida

Al igual que el agua, ayudan al difunto a fortalecer su alma para los recorridos. Normalmente se incluyen los platillos favoritos de los difuntos a quienes se dedica el altar, para que puedan disfrutar de ellos otra vez. Los platillos tradicionales también están entre los más utilizados. También es conveniente colocar diversos frutos, puesto que ellos son la mejor representación de la tierra.

Pan de muerto

Aparte de la comida en general, el pan de muerto es un elemento esencial de la festividad y que definitivamente debe estar presente en el altar. Su origen está relacionado con los rituales de las culturas prehispánicas, sirviendo como reemplazo a los sacrificios realizados por ellos en honor a los dioses. Además de ello, el pan de muerto también sirve en la ofrenda como un símbolo de generosidad.

Sal

Se trata de un elemento purificador. La sal ayuda a que el alma no se corrompa durante su traslado de un plano a otro, tanto en el viaje de ida como el de regreso. Se coloca en un recipiente sobre el altar, pero también hay quienes la ocupan para formar una cruz.

Incienso o copal

Sirve para purificar y limpiar el ambiente, también ayuda a ahuyentar a los malos espíritus. Tradicionalmente se utilizaba el copal, una resina aromática que en la época prehispánica solía utilizarse en las ofrendas a las deidades, pero cada vez es más común el uso del incienso.

Objetos personales

La función de la ofrenda no solo es atraer al difunto, sino permitirle disfrutar de las cosas de las que gustaba en vida. Esto no solo se limita a la comida, sino que también se extiende a objetos de todo tipo. Lo único importante es que se trate de cosas que fueran importantes para la persona. Por ejemplo: en el caso de los niños es común colocar sus juguetes favoritos.

Síguenos en Facebook ED Entretenimiento.

Más noticias de entretenimiento AQUÍ.

Con información de Aboutespañol.com

US - US -