Zumby Pixel

Un mejor medio de comunicación

Llega el marido a su casa, y es encarado por su esposa, la cual tenía un gesto que oscilaba entre Marga López y Leonorilda Ochoa. Y sin decir agua va, le dice al señor: “¡Mírame las manos, me han salido callos por andar con la escoba”.
Foto: Agencias

Publicado 02 septiembre 2018 el 02 de Septiembre de 2018

por

UN MEJOR MEDIO DE COMUNICACIÓN
Llega el marido a su casa, y es encarado por su esposa, la cual tenía un gesto que oscilaba entre Marga López y Leonorilda Ochoa. Y sin decir agua va, le dice al señor: “¡Mírame las manos, me han salido callos por andar con la escoba”. El marido, si detener su paso, le contesta con indiferencia: “Te hubieras ido en el automóvil”.
COMBINACIONES PELIGROSAS
Ignorancia y poder; soberbia y dinero; tos y diarrea.
LOS COMPADRES
Le dice un compadre al otro: “Compadre, no sabes lo que me pasó… resulta que fui a un bar en la Condesa y pido una cerveza, en la mesa de al lado había una rubia que me miraba y me miraba, entonces llamo al mesero y le digo que le sirva lo que ella le pida de mi parte, pide una piña colada y me agradece con una sonrisa… ¿Y qué crees?… me invita a sentarme con ella, charla va y charla viene… me cuenta que vive aquí en la Col. Roma con su marido pero que anda de viaje y me invita a conocer su departamento. No sabes lo buena que es esta mujer, ya en el departamento, justo cuando la cosa se pone buena ¡Zas!… el marido que llega de improviso, ella muy rápidamente me dice: “No te asustes que yo lo arreglo”. Y me dice: “Agarra la plancha y ponte a planchar la ropa que hay en la mesa, finge que eres medio puñal”. Entra el marido, un pinche tipo como de dos metros de altura, con un cuerpo de levantador de pesas y pregunta: “¡¡¿Quién es este tipo?!!”. Y ella le dice: “Es un muchacho que no tiene trabajo y ¡Le di para que planche la ropa, mi vida!”. El tipo se quedó frente a mí mirándome por espacio de casi dos horas, viendo cómo planchaba yo la ropa. Terminé de planchar y me fui rapiditito, casi obrado de miedo. Compadre ¡¡¡Estoy vivo gracias a esa mujer!!!”. El compadre agrega: “Por mera curiosidad ¿Vive esa muchacha en la calle Álvaro Obregón a unos treinta metros de Casa Lamm?”. El compadre exclama: “¡Exacto! ¿Cómo los supiste?”. Y el otro compadre responde: “¡¡¡Idiota!!! Planchaste la ropa que yo lavé ayer”.
¡ADIÓS A LA DIETA!
Septiembre: Pozolazo y cinco recalentados más. Octubre: Dulces, dulces y más dulces. Noviembre: Pancito de muerto- Diciembre: Bacalao, pierna, pavo o pollo si no llega el aguinaldo. Enero: Rosca de Reyes y chocolate. Febrero: ¡Lleve sus ricos tamales oaxaqueños!
DICHARACHOS
Discutir con una mujer es como ser arrestado. Todo lo que digas, puede y será usado en tu contra… así que utiliza tu derecho a guardar silencio.
Consejo para los hombres: cuando una mujer les diga: “¡Corrígeme si estoy equivocada ¡¡¡NO LO HAGAN!!! ¡¡¡ES UNA TRAMPA!!! Repito ¡¡¡NO LA CORRIJAN!!!
Cuando una mujer dice: “¿¿¿QUÉ, QUÉ???… No es que esté sorda, es que en su infinita misericordia te está dando la oportunidad de arrepentirte de lo que dijiste.
Nunca discutas con una MUJER, ellas son capaces de recordar cosas que aún no han pasado.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

US - US -