Zumby Pixel

El problema de la CFE “son los diablotes que no pagan”

En el decir de Bartlett, él agregó que el problema para la CFE no son "los diablitos, son los diablotes que no pagan"

Publicado 14 septiembre 2018 el 14 de Septiembre de 2018

por

El título son palabras del futuro Director de la CFE, el licenciado Manuel Bartlett. Lo cual es más que cierto ¿Ven? Se los dije, han proyectado a Manuel Bartlett para la CFE, precisamente para que limpie esa caballeriza de Augías en que se encuentra convertida dicha dependencia.

En el decir de Bartlett, él agregó que el problema para la CFE no son “los diablitos, son los diablotes que no pagan”, o sea, los grandes consumidores. También comentó que sí se necesita que paguen todos, porque si no, no hay servicio eficiente y si la CFE tiene pérdida, termina colapsándose. Y que se debe cobrar lo justo.

ASÍ DE SENCILLA ES LA SOLUCIÓN A TANTA ALZA DEL FLUIDO ELÉCTRICO

Efectivamente, si se cobra lo justo, les apuesto uno contra 20 de que todo el pueblo llano paga con gusto sus recibos, pero si de pronto, como viene sucediendo, de 300 pesos, a un consumidor le elevan los recibos a ¡2000 pesos!, claro de que no podrá pagar tal costo y el consumidor, porque no se puede vivir sin electricidad, se va a ir al clandestinaje. Y, de acuerdo con lo que dice Bartlett, eso es lo que se busca, que todos paguen ¡Pero lo justo! No es posible, que para variar, Juan Pueblo termine pagando lo que los grandes diablotes no quieren pagar, los cuales deben ser gente harto conocida, pero que por sus influencias, deben de estar en la lista de “gorrones” de la CFE y de ahí el encarecimiento de la energía eléctrica para los que no tienen con que defenderse ¿A poco no?

ANTES NADIE SE ROBABA LA LUZ, LOS “DIABLITOS” ERAN IMPENSABLES

En mis remembranzas de la electricidad del país, les he platicado de cómo cuando en la infancia, no había ni para los famosos “tapones” que estaban en los “swiches”, algunos vecinos ponían monedas de a 20 centavos, de aquellas de cobre y ni de chiste se nos ocurría a los chamacos de aquel entonces, hacernos de esa fortuna por lo que se podía comprar con 20 centavos en aquellos días tempranos de la década de los sesentas, quitarlos del lugar en donde iban los fusibles. Caso contrario nos hubiésemos quedado pegados.

¡UNA VIDA BUCÓLICA!

Y les he recordado cuando los medidores estaban en el interior de las casas (así estaba el de la casa de mi abuela) y cuando llegaba el señor de “la luz” a tomar la medición, era como si se tratara de una visita, pues lógicamente lo pasaban a la sala (el medidor estaba detrás de la puerta de entrada) y hasta le invitaban agua o café. No se les miraba a los empleados de la CFE con el terror que ahora se les ve. Eran conocidos y nadie se robaba la luz. De los “diablitos” no se conocían. Todo comenzó a finales de los setentas, cuando se arrancó con los aumentos de las tarifas. La población, como debía ser, comenzó a irse a la “resistencia” y el gobierno a subir y subir tarifas. Y como el número de “diablotes” aumentó, pues se debía aumentar las tarifas. Y de ahí se ha terminado en lo que ahora tenemos y a todas luces Manuel Bartlett va a poner en su lugar. Y como él dice, si todos pagan lo justo, no habrá necesidad de que nadie se arriesgue a robar mediante diablitos la luz.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

US - US -