Zumby Pixel

Plan Francés contra la Pobreza

Uno de los países más igualitarios de Europa
Imagen: Archivo

Publicado 14 septiembre 2018 el 14 de Septiembre de 2018

por

Francia es hoy el país europeo que más recursos dedica a la protección social, un 32,1% del Producto Interior Bruto, según el Ministerio de las Solidaridades y de Sanidad. Y es de los países con una tasa de pobreza más baja, un 13,6%. Su avanzado sistema de redistribución social y fiscal lo hace uno de los países más igualitarios de la UE, por lo que su política contra la pobreza de las últimas décadas podría considerarse un éxito. Y lo es, según su presidente, Emmanuel Macron, a la hora de atenuar el coste existencial de vivir con ingresos inferiores al 60% de la media nacional (menos de 1.015 euros al mes, situación de 8,8 millones de franceses) y de proteger ante golpes como la Gran Recesión. Pero lo es menos, a la hora de permitir a los pobres dejar de serlo.

De allí que Macron,  acusado de gobernar para los ricos, propone vías alternativas a los subsidios tradicionales,  buscando un giro social con un plan contra la pobreza. El plan, centrado en la infancia y la juventud y en la búsqueda de alternativas a la distribución de subsidios, es el primer gran anuncio de un curso político marcado por la caída en los sondeos, la deserción de su ministro más popular y la ralentización de la economía.

El plan contra la pobreza, dotado de 8.000 millones de euros en cuatro años, se enfoca principalmente en:

La infancia, por lo que hará obligatoriade la escolarización a los tres años, distribución de desayunos gratuitos, creación de 30.000 plazas de guardería y ayuda de los centros que acojan a niños pobres.

La adolescencia, pues Impulsará que los jóvenes sigan en la escuela hasta los 18 años.

El ingreso único de actividad, con una ayuda, para garantizar un mínimo de ingresos y prestaciones a todas las personas.

Macron lo anunció en el Musée de l’homme, en París, el presidente de la República, citando una cifra impactante: un niño pobre en Francia debería esperar 180 años para que sus descendientes lograran ascender a la clase media, en otras palabras, hay menos pobres que en otros países desarrollados y ser pobre en Francia resulta más ventajoso que en otros lugares, pero allí los pobres viven encerrados en una espiral que perpetua las desigualdades y bloquea la movilidad. Hace recordar el ensayo de Juan Jacobo Rousseau “Discurso sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad entre los hombres”, publicado en 1755 y a “Los miserables” de Victor Hugo, publicada en 1866.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

- US -