Zumby Pixel

Las grandes consultoras ofrecerán servicios jurídicos

Las “Big four”, que se salvaron de la crisis de 2008

Publicado Hace 8 días el 11 de Septiembre de 2018

por

Una operación de Ernst & Young (EY) evidencia como las consultoras ansían crecer en el sector de los servicios jurídicos. EY es una de las Big Four(las cuatro grandes), el término inglés para referirse a las firmas más importantes del mundo en el sector de la consultoría y auditoría, que actualmente están integradas por: Deloitte de EEUU, PricewaterhouseCoopers (PwC) del Reino Unido, Ernst & Young (EY) del Reino Unido y KPMG de los Países Bajos.

Empieza la carrera de las principales empresas de consultoría para hacerse con una parte del mercado de la abogacía con la operación de EY, que  anunció la adquisición de Riverview Law, una joven firma británica que ha destacado por su novedosa forma de prestar servicios jurídicos. Aunque no es la primera vez que una consultora adquiere un despacho de abogados, el interés radica en las características de la firma adquirida, pues los servicios de Riverview Law se dirigen a los departamentos jurídicos de empresas y se centran en lo que el argot denomina “trabajo legal primario”, aquel de tipo repetitivo y bajo valor añadido, como la revisión de grandes volúmenes de documentos, típico de los procesos de due dilligence (examen de la situación legal de otra empresa), que generalmente realizados por equipos de abogados junior o por asistentes paralegales, en departamentos específicos dedicados a esas tareas.

Para ejecutar esas tareas y otras relacionadas de una forma ágil, eficiente y económica, Riverview utiliza una plataforma tecnológica denominada Kim y EY estaría aprovechando las posibilidades que ofrece su gran capacidad de análisis de datos de sus clientes para identificar nuevas necesidades de los mismos y, con ello, nuevas oportunidades de negocio para el bufete. Pero algunos vaticinan problemas, pues las raíces de EY están en la auditoría y la consultoría, y su modelo de negocio está estrechamente vinculado al modelo de negocio de las Big Four y no al jurídico. Una operación similar, la adquisición de la firma Conduit Law por parte de Deloitte, no funcionó y los motivos que provocaron el fracaso de esa operación pueden repetirse.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.