Zumby Pixel

El coche eléctrico, la oportunidad comercial del siglo

Demasiados apuestan a su desarrollo

Publicado 05 septiembre 2018 el 05 de Septiembre de 2018

por

El desarrollo del coche eléctrico no será fácil. Son vehículos libres de contaminación y a medida que bajan los costes de las baterías también deberían ser más baratos de operar. En un par de décadas, reemplazarían completamente a la variedad de combustibles fósiles. Pero, los que entren al mercado enfrentan a tres retos: La escala de inversión es enorme, pues hay fábricas que construir y redes de distribuidores que abastecer; hay muchas compañías preparándose para competir; y el sector despliegan demasiadas tendencias al mismo tiempo, pues la electricidad está sustituyendo a la gasolina, se desarrollan los coches sin conductor y las aplicaciones de uso compartido (como Uber) fomentan el alquiler en detrimento de la propiedad.

Pero hay muchos que apuestan al automóvil eléctrico, como Apple, la compañía más grande del mundo, que apoya una mezcla de tecnología eléctrica y sin conductor y se ha especulado que podría comprar Tesla, la empresa de Elon Musk, que sería una combinación formidable. También está Sir James Dyson, el empresario industrial más inteligente del Reino Unido, que revolucionó los electrodomésticos y planea hacer lo mismo con la industria del automóvil y allí mismo está Jaguar Land Rover planificando una gama de vehículos eléctricos. BYD, en China ya es el mayor fabricante de vehículos eléctricos en el mundo y planea expandirse al extranjero, con Warren Buffett  que ya es un accionista mayoritario.

Hay un mercado potencial enorme para los coches eléctricos, con algunas estimaciones de las ventas probables en el entorno de los 200.000 millones anuales a principios de la década próxima. El gran problema es que el mercado se está abarrotando y la tecnología está cambiando rápidamente. Una o dos compañías harán fortuna. Pero muchos más perderán toneladas de dinero. La industria automotriz existente es masiva, pero sus rendimientos del capital son a menudo muy bajos. Es imposible creer que alguna vez habrá espacio para todas las empresas que tratan de entrar en el negocio.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

- US -