El Dictamen

Sedesol y Sedatu “desaparecieron” 700 millones de pesos con empresas fantasma

Rosario Robles, pieza clave en las operaciones.

El pasado mes de febrero la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó desvíos de hasta mil 300 millones de pesos en la Sedesol y Sedatu durante la gestión de Rosario Robles Berlanga.

 

La ASF detectó que de mil 900 millones de pesos del erario público asignados por la Secretaría de Desarrollo Social y la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano más de 700 millones fueron transferidos en efectivo a diez domicilios, el dinero en efectivo fue repartido entre diciembre de 2014 y diciembre de 2017 a través de una triangulación de depósitos y mediante el servicio de transportes blindados de las empresas Tameme, Cometra y Panamericano, publica este martes Reforma.

El esquema de desvío de recursos públicos mediante la subcontratación con oficinas de gobierno y empresas fantasma cerró la pinza del engaño con la fabricación de expedientes y comprobantes conocidos como “entregables”.

Los “entregables” son un requisito que deben cumplir las empresas contratadas por el gobierno para recibir el pago correspondiente, pero en el caso de las compañías y asociaciones consideradas fachada o fantasma los expedientes se armaron o fabricaron para simular obras y servicios inexistentes.

Tameme, Cometra y Servicio Panamericano de Protección, repartieron 708.2 millones de pesos entre 2014 y 2017 en 10 domicilios de cinco ciudades de México. El movimiento de millones de pesos comenzó el 23 de mayo de 2014, dos meses después de que la Sedesol firmara un convenio de colaboración de prestación de servicios con RTH.

 

Según los registros de la ASF, seis de los proveedores subcontratados para brindar servicios a las secretarias y otras nueve empresas emitieron las órdenes de transferencia.

Servicios Empresariales Helte, una de las empresas que recibió transferencias y supuestamente se encuentra ubicada en Polanco, en Sócrates 128-3. Sin embargo, personal del edificio consultado por Reforma aseguró que dicha empresa nunca ha tenido domicilio en ese lugar.

 Reforma visitó los domicilios a donde presuntamente se envió el efectivo y descubrió que el de Helte es el consultorio de una psicóloga; otro es una casa-habitación abandonada, otro es un consultorio de rehabilitación; y uno más es un despacho de fiscalistas.

Los 708.2 millones de pesos repartidos en billetes representan 37 por ciento del total del monto desviado conforme la indagación de la ASF.

Tres de los domicilios donde supuestamente el personal de las empresas de traslado de valores entregó el dinero no existen.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.