Zumby Pixel

Familia esperó 72 horas para reclamar cuerpo de asesinado en El Coyol

El estudiante de 22 años fue encontrado sin vida dentro de una casa en la Calle 13 entre Laguna de Altamira y Laguna de La Ilusión

Publicado 04 septiembre 2018 el 04 de Septiembre de 2018

por

Familiares de una persona que fue al parecer asesinada desde el pasado día sábado, tuvieron que esperar hasta la tarde de este martes para sacar el cuerpo de este joven de 22 años, mismo que fue encontrado sin vida en un domicilio en la unidad habitacional El Coyol Sección 5, los familiares se mostraron molestos porque al parecer los presuntos asesinos tuvieron tiempo de escapar.

La persona que falleció fue identificada como Francisco M. P., de 22 años, de ocupación estudiante, quien fue encontrado sin vida dentro de una casa en el segundo piso, en la Calle 13 entre Laguna de Altamira y Laguna de La Ilusión del mencionado fraccionamiento.

Profesor y familia de Martínez de la Torre son asesinados en Guerrero, iban por hijo secuestrado

Joven acusado de envenenar perros es asesinado por los vecinos

De acuerdo a los familiares y vecinos, al parecer desde la tarde del pasado día sábado, se dieron los hechos, cuando Francisco llegó a su casa, en el primer piso de las casas cuádruples y en donde vivía con su papá.

Ese mismo día, al parecer hasta las afueras en su casa llegó una mujer a quien identifican como expareja del joven occiso, con la que discutió porque le exigía saliera, la mujer que convivía con dos varones no identificados, presuntamente rompió un cristal en medio de la discusión, luego subió a su casa, que está pegada, instantes después la mujer y los dos sujetos bajaron.

Según trascendió por parte de los vecinos que por temor no salieron, escucharon gritos y golpes, luego todo regresó a la normalidad, incluso al parecer observaron cómo los dos hombres subieron a una persona en una silla de ruedas a la casa de la expareja, en el segundo piso.

Fue ya prácticamente por la noche de ese mismo sábado, cuando el padre de Francisco llegó a su domicilio y encontró manchas de sangre e indicios de violencia, por lo que de inmediato llamó a los teléfonos de emergencias.

Al sitio del hecho, llegaron elementos de la Policía, al padre del joven con la sospecha de la expareja de su hijo, pidió a los uniformados que ingresaran a esta casa, en donde las luces y el aire acondicionado estaban encendidos.

Sin embargo por cuestiones de la aplicación del nuevo sistema penal, los uniformados le indicaron al padre del finado, que no podían ingresar ya que el reporte era que como una posible privación de la libertad, tendría que solicitar una orden de cateo de un juez.

Llegando elementos de la Policía Ministerial y Servicios Periciales, los que sólo hicieron diligencias en la casa del finado, en donde estaban las manchas de sangre, sin embargo de igual forma por el impedimento legal, no ingresaron a la casa de la expareja.

Fue así que la madrugada del domingo y ya durante el resto de ese día, al parecer la mujer y sus dos hijos, quienes vivían en la casa en donde fue encontrado el cuerpo, ya no fueron vistos más.

Mientras que el cuerpo seguía en el interior, ya que los vecinos se percataron del olor, los que para el lunes eran más intensos, mientras que las autoridades seguían a la espera de una orden de cateo por parte de un Juez.

Fue finalmente la tarde de este martes que la orden fue obsequiada y que por fin, las autoridades de la Fiscalía realizaron las diligencias, encontrando el cuerpo de Francisco en estado de descomposición, presuntamente con heridas y lesiones de arma.

Algunos de los familiares, señalaron que la vigilancia no fue la adecuada, y se mostraron molestos por casi tres días de espera para poder entrar a la casa de la expareja del joven asesinado, con la que aseguraron tenía muchos problemas y de la que desde el sábado no se sabe nada.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /LaTarde.

Más noticias AQUÍ.

- US -