Zumby Pixel

Una cima sin emoción

La columna de Ángel Palma
Foto: Ángel Palma

Publicado 18 septiembre 2018 el 18 de Septiembre de 2018

por

Hoy Pumas es sublíder de la Liga MX, a solo tres puntos del puntero, Cruz Azul. Sin embargo, gran parte de los seguidores sigue pidiendo la destitución de David Patiño. El que el timonel no haya logrado conectar con la exigente afición, hace que la audiencia vea “el vaso medio vacío”; es decir, no se hace énfasis en que el liderato está a tres puntos, sino en que el octavo sitio está a la misma distancia, e incluso salir de puestos de liguilla, está a cuatro.

El que Patiño sea visto como un entrenador débil tiene explicación por cómo ha construido su imagen, o cómo ha dejado que la casualidad la construya; en términos de comunicación, no tiene mensajes clave claros; al presentarse a una conferencia de prensa, recurre a a números fríos que no conectan con el fan y que incluso no le interesan cuando se usan para justificar el perder la ventaja ante un Club América con 2 hombres menos, ese club América, tú máximo rival, que te eliminó de manera contundente, en fondo y forma, la última vez que estuviste en una liguilla.

Por otro lado tenemos los detalles que a veces comunican mucho más que las palabras; Patiño no tiene anclaje simbólico en su imagen física, es decir, no tiene algún elemento con el que se le identifique mediante la semiótica del vestuario; por ejemplo, Ricardo Ferretti es el del bigote y las playeras polo, incluso para ponerse un traje como Director Técnico interino en la Selección Mexicana, fue fiel a su playera polo.

David, por su lado en sus inicios presentó en su vestimenta un chaleco al estilo del entrenador de la Selección de Inglaterra durante la Copa del Mundo; Patiño se notaba incómodo y nervioso, como siempre se puede interpretar su lenguaje corporal, mientras que Southgate, al ser fiel a su ADN, hizo de su chaleco un éxito de ventas y, seguramente, muy feliz a “Marks & Spencer”, proveedor oficial de dicha prenda.

Siguiendo con la comparación con Southgate, el británico renovó la identidad de su afición con el equipo nacional, apelando a una estrategia “de librito” en el marketing deportivo que se refiere a no prometer victorias, no hablar de números para priorizar un discurso alrededor de emociones, sentimientos y sueños.

Si conectas emocionalmente con el fan, tienes su fidelidad y para alcanzar dicho punto se requiere de aprovechar al máximo cada oportunidad de contacto que ofrecen los diferentes medios y plataformas.

Para ello se requiere de una estrategia sólida de construcción de imagen pública con entrenamiento de medios constante que le vendría muy bien a Patiño para aprovechar mejor las oportunidades que dejó pasar en las entrevistas 1 a 1 con Nelly Simón y Marc Crosas.

A David le falta comunicar como entrenador, un poco de lo que fue como jugador; un medio creativo que salía a la cancha “con el cuchillo entre los dientes”. Esa garrra puma en su ADN es la base para construir su imagen pública como entrenador, no los fríos números y su nerviosismo en el lenguaje corporal.

Twitter: @angelpalma1

Síguenos en Facebook ED deportes

Más noticias AQUÍ.