Zumby Pixel

Agoniza el río Coatzacoalcos, se mantiene como el más contaminado del país

Caudal multiplicó sus fuentes de toxinas y desechos, sobretodo de aguas negras, recibiendo el 30% de las producidas en la mancha urbana

Publicado 24 septiembre 2018 el 24 de Septiembre de 2018

por

Un reporte de la Comisión Nacional de derechos Humanos (CNDH) confirmó que el río Coatzacoalcos no solo continúa como el más contaminado del país, sino que agoniza lenta y calladamente ante la inacción de pobladores y autoridades.

El análisis de la Comisión, el cual se realizó con respaldo técnico de la Universidad Nacional Autónoma de México, revela que el caudal de la cuenca petrolera veracruzana multiplicó sus fuentes de toxinas y desechos, sobretodo de aguas negras, recibiendo el 30% de las producidas en la mancha urbana.

Contaminación disminuye el tiempo de vida

¿Cuánto le cuesta la contaminación a México?

El río, del que dependen más de un millón de personas, sufre los embistes tanto de las aguas negras como de otros contaminantes, entre los que destacan el plomo y el mercurio como metales pesados, así como la gasolina y los derivados del petróleo, sin contar toneladas de basura arrojadas por la ciudadanía.

De acuerdo con análisis científicos de la Revista de Gestión Medioambiental, los daños en la economía relacionada con el Coatzacoalcos ascienden a los cinco millones de dólares anuales, muy necesarios para una economía en franca depresión ante el cierre de empresas y los embistes del crimen organizado.

Uno de los principales riesgos es que los metales pesados como el plomo y el mercurio terminen se asentarse en el fondo de la cuenca y en las tierras cercanas, lo que les convertirían en casi imposibles de erradicar, generando diversas problemáticas de salud.

“Las comunidades mexicanas están pagando un alto precio por la contaminación por metales pesados. El caso de este río es un caso significativo”, afirmó Fernando Bejarano, director del Centro de Análisis y Acción en Tóxicos y sus Alternativas (CAATA).

Y no solo es el ser humano el afectado por la alta contaminación, sino también las especies animales y vegetales; según la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Diversidad  (Conabio), el río sufre desde hace una década una constante modificación del entorno, ya sea por deforestación, cambios en los flujos naturales, construcción de carreteras o uso indebido de humedales circunvecinos.

Organizaciones internacionales han alertado en los últimos años a la autoridad estatal y federal sobre la importancia que reviste para la entidad resolver el problema a la brevedad, mientras quede tiempo.

De no hacerlo, los riesgos son enormes, porque no sólo el agua dejaría de usarse para consumo humano, sino también en la agricultura y la producción de ganado, sin olvidar la pesca, ya dañada desde hace tiempo.

El río agoniza y nadie parece tener intenciones de atenderlo.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.