Zumby Pixel

Empresarios se congratulan por política energética del próximo Gobierno Federal

Es el camino para recuperar soberanía en materia energética, dijo Marcos Orduña, vicepresidente de la CMIC durante su visita a EL DICTAMEN
La licenciada Bertha Ahued Malpica, subdirectora ejecutiva de EL DICTAMEN, recibió la visita de Marcos Orduña Alcocer, vicepresidente nacional de Industria Energética de la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción (Cmic) y de su esposa Alejandra Riande de Orduña. Foto: Alina Krauss

Publicado 25 septiembre 2018 el 25 de Septiembre de 2018

por

Los empresarios del país que están inmersos en las áreas de mantenimiento y construcción de infraestructura de hidrocarburos y de energía, han expresado su beneplácito por la decisión del próximo gobierno que encabezará López Obrador para detener la drástica baja en la producción de barriles de petróleo crudo, la cual de una cifra que oscilaba los 3 millones 400 mil barriles diarios, se ha desplomado a 1 millón 800 mil barriles.

Y esa decisión no solo para volver a incrementar la producción de crudo sino para generar nuestros propios combustibles, tiene que ver con la reactivación de las refinerías y construcción de nuevas, señaló Marcos Orduña Alcocer, vicepresidente nacional de Industria Energética de la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción (Cmic).

Si no hay obras, CMIC exige cancelar cobro del Impuesto del 3% a la Nómina

Personal de EL DICTAMEN visita exposición “120 años de historia, modernidad basada en tradición”

En su visita a EL DICTAMEN en donde se entrevistó con la licenciada Bertha Ahued Malpica, Subdirectora Ejecutiva, acompañado de su esposa Alejandra Riande de Orduña, el directivo nacional de la Cmic calificó de atinada la política energética anunciada por el Presidente electo y de la cual estará al frente la próxima secretaría de Energía, Rocío Nahle, porque ello dará soberanía al país en este renglón e impulsará la recuperación económica de las regiones petroleras.

Con ello, sostuvo, se disminuiría la dependencia de Estados Unidos en la importación de combustible, en donde ya estamos alcanzado el 70 por ciento de lo que consume preveniente en su mayoría de la Unión Americana.

Por ello, subrayó, resulta atractiva la reactivación de las 6 refinerías existentes en México: las de Cadereyta, Tula, Madero, Salamanca, Minatitlán y Salina Cruz.

La última que se construyó y se entregó fue la de Salina Cruz en abril de 1979.

Indicó que ya se está realizando un diagnóstico de las necesidades para reactivarlas, independientemente de que a través de los años se han hecho reconfiguraciones.

Actualmente están trabajando a menos del 40 por ciento de su capacidad.

Todo esto está afectando muchísmo a nivel nacional, expuso Orduña Alcocer, y puso como ejemplo que el asfalto solamente lo están suministrando Cadereita y Salamanca, en tanto se está importando cada vez más, lo cual ha disparando el precio del asfalto que se necesita en todas las ciudades.

Recordó que el país en los 80 era el número siete a nivel mundial en producción de petroquímicos, sin embargo ahora nos encontramos en el lugar 21 y estamos impotando 26 mil millones de dólares al año de lo que se necesita.

Y si se le suma, según datos de Hacienda, lo que se gasta en importar combustible que son alrededor de 800 mil barriles diarios entre gasolinas y diesel, se está hablando de alrededor de 20 mil millones de dólares.

Es decir, que 46 mil millones de dólares son los que está pagando el Estado por importar combustibles.

“Muchas voces dicen que las refinerías no son negocio, pero claro que lo son, de la diez refinerías más grandes del mundo, cinco son de países no petroleros. Una en la India, tres en Korea del Sur y una Singapur que no sos países petroleros. Sino fueran negocio no habría refinerías”, dijo.

Mencionó que Estados Unidos tiene el 22 por ciento de todas la refinerías que existen el mundo, unas 150 del total de 680, pero no quiere que México construya las suyas porque es una negociazo para ellos. La mayoría de los combustibles que estamos importando vienen del pais vecino del norte.

Pero aquí, destacó, la nación tiene que ver que se trata de una situación de soberanía nacional porque México tiene solo capacidad de almacenamiento de dos días, de allí que no podemos estar importando permanentemente producto petroquímico y combustibles.

Explicó que de allí deriva mucha de la presión que se tiene en el TLC por parte los norteamericanos para que México no construya refinerías y que cada vez importemos más, hasta llegar a 1 millón 200 mil barriles diarios que es lo que consumimos, algos así como 190 millones de litros y que cada año se incrementa el 3.4 por ciento porque hay más gente y vehículos.

Por ello, sostuvo, es excelente la idea del Presidente electo López Obrador y su equipo de trabajo de reactivar las refinerías y de que se construya nuevas para llegar a producir dos terceras partes del combustible que se consume aquí.

Para ello, reconoció, debe dirigirse mucha inversión para generar un efecto transversal y vertical muy importante, como la generación de empleo, reactivación de la economía sobre todo en los estados petroleros del Golfo que están muy afectados por la disminución de Pemex en mantenimiento e infraestructura.

Se generaría además bienestar entre las empresas, altas en el Imss e Infonavit y la detonación de construcción de vivienda.

“La situación energética en el país ya es insostenible, cada vez se produce menos crudo, las ventas van disminuyendo”, expresó.

Por ello, asentó Orduña Alcocer, es necesario producir nuestros propios combustibles que es lo que hace cualquier país petrolero de esta planeta.

Foto: Alina Krauss

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.