Zumby Pixel

CINÉFILOS

Reseñas de lo más nuevo en el cine escritas por un verdadero cinéfilo.
Youtube

Publicado 08 agosto 2018 el 08 de Agosto de 2018

por

Por: Mario E. Durán

YA VEREMOS

Me siento fatigado con la idea de que el cine mexicano solo busque crear historias comerciales en lugar de aquellas que de verdad valgan la pena. Como tal la comedia romántica o los dramas light son aquellos que más frecuentan los directores (porque son aquellos con los que logran mejor ingreso en taquilla), y ahora toca el turno de que Pedro Pablo Ibarra nos presente Ya veremos, cinta que cae en ese abuso sentimental que al final de cuentas solo la convierte en palomera, más por sus chistes forzados y la mala actuación de su pequeño protagonista, quien en lugar de robarnos el corazón, nos desespera un poco. 

Santi (Emiliano Aramayo) es un niño que ha tenido que lidiar con la separación de sus padres, Rodrigo (Mauricio Ochmann) y Alejandra (Fernanda Castillo). Ellos están obligados a verse de vez en cuando, ya que comparten el tiempo de su hijo. Un día el papá descubre que algo no está bien en su hijo, llegándole la noticia de que Santi debe someterse a una cirugía para no perder totalmente la vista; con esto y dando por enterada a la mamá, que ahora vive un romance con un joven adinerado, las cosas buscan un cambio, y el pequeño hace una lista de deseos para cumplirlos junto con sus dos padres, antes de la operación. Rodrigo y Alejandra deberán aprender a convivir, embarcándose en un viaje que al final, hará que sea muy difícil separarse de nuevo.

Llena de todos los clichés típicos con momentos muy melosos, algunos dramas, actos divertidos que no convencen y chistes que solo causan gracia por lo superficiales que se sienten, la película no aporta nada nuevo, limitándose a buscar entretener durante la menos de hora y media de duración (que en parte agradecemos). Desde el momento en que sale a cuadro el pequeño Emiliano Aramayo sabemos que algo no nos va a gustar, y es que pese a que entendemos que es su debut en cine, no encontramos una escena que nos logre convencer de él, punto sumado a que la dicción no es su mejor arma y sus momentos dramáticos son demasiado sobreactuados. En el caso de Mauricio Ochmann es agradable y carismático, pero su papel es tan similar a lo que ya hemos visto de él en sus últimas apariciones que nos aburre, y de inicio la química con Fernanda Castillo se siente extraña y no conecta con las audiencias, pero conforme avanza la historia nos concentramos más en ellos y el amor que vuelven a sentir (que diciéndolo no hago spoiler porque es algo que ya sabíamos), lo que nos hace olvidar por completo al pequeño.

Personajes secundarios demasiado teatrales y ridículos, locaciones típicas de la ciudad de México y con solamente una única escena memorable (la convivencia con personas invidentes), mi gran queja es el no entender cómo este tipo de películas puede opacar en nuestro país un estreno tan importante y valioso como Christopher Robin; bueno, yo mismo me doy la respuesta, estamos en México.

Mario E. Durán es fan del cine desde antes de nacer, no hay estreno que se pierda. Puedes seguir más de su trabajo, noticias y reseñas en CinéfilosMD

Síguenos en Facebook ED Entretenimiento.

Más noticias de entretenimiento AQUÍ.

- US -