Zumby Pixel

PARA TI…

Por: Martha Elsa Durazzo/El Dictamen

Publicado 26 agosto 2018 el 26 de Agosto de 2018

por

Por: Martha Elsa Durazzo/El Dictamen

Gracias a este espacio que nos brinda EL DICTAMEN, Decano de la Prensa Nacional, puedo difundir la obra de:

GRACIELA CERVANTES ESPINOSA

Poeta y Promotora Cultural. Jáltipan, Ver. 1955. Vicepresidente de Escritores Veracruzanos A. C., Presidente Fundador del Club de Escritoras de Acayucan, A. C., Miembro de la Comisión de Apoyo a la Creación Popular.  Su obra ha sido publicada en “Diario Acayucan”, Revista “Distrito Sur”, “Diario del Istmo”, “El Dictamen” y la dramaturgia: Desnudas a la media Noche, en el Periódico Cultural “Al Pie de la Letra”. Antologías: “Versarias ondinas y bucaneras”.  “De Veracruz al Orbe: Navío de poetas”,“De huaynos y mariachis”, Reconocimientos: Aportación Cultural a la Sociedad “Diario Acayucan”. Promoción de la Cultura en el Municipio “H. Ayuntamiento de Acayucan, Ver.” Promoción Cultural “Casa de Cultura de Acayucan, Ver.”, Fomento  a la Lectura, “Instituto Tecnológico Superior de Acayucan”.

 

ÁRBOLES ENGARZADOS

Sed de luz, de algo remoto

pero que nos está cercano en la conciencia.

Sed, en atávica espera

de un sol que no llega a saciarla.

Viajero de la luz

salgo a tu encuentro

por la intrincada ruta de este verso

emerjo de las ruinas de mi desolación.

 

El destino se ensaña con los débiles.

Voy en busca de tu fuerza y tu esperanza

y las palabras de mis ancestros

con señales de humo me levantan.

La historia de los pueblos

es la historia de hombres que se perdieron

en la neblina de los tiempos

en una selva urbana

poblada de serpientes y alacranes

donde no hallaron fe, ni salvación.

 

Viajero de la luz

envuelto en la bruma de tus ansias

desarraigado sueñas, un país de gigantes.

Espejismo de estrellas y brújulas deformes

que apuntan siempre al norte

de un destino infausto.

Enanos, que disparan relámpagos

que destruyen los sueños con tempestad de llanto.

 

Taladores de hombres y de comunidades

en contubernio con seres, desprovistos de madre.

Progenitores de la desigualdad creciente.

Poderosos que clavan, el colmillo del hambre

que juegan a la guerra y oprimen la garganta

queriendo silenciar la voz del pueblo

queriendo eliminar sus conquistas históricas

queriendo vulnerar la dignidad humana

queriendo despojar de su heredad al débil

queriendo devastar  “la pacha mama”

 

Viajero de la luz

salgo a tu encuentro

por la sureste ruta de mis versos

herida de muerte por la ausencia

del viajero de luz que no volvió.

Que el llanto consolide tu imagen

del barro mismo de mi raza.

Ánfora de aspiraciones hechas canto

bebo tu fuerza y tu esperanza.

Tu grandeza no cabe en esa puerta

el tirano de tajo, la acortó…

 

Viajero que llegas a estas tierras

si ves al mismo talador…

¡Mira mejor los frutos de los árboles!

Hoy me abro a la vida…

Y los brazos se me llenan de garzas

que regresan cansadas, albas de sol.

Que su plumaje te dé la bienvenida.

Que en cada paraje del camino

encuentres sombra amiga

y te reciban como yo, con luz de amor.

 

***********************************

¿QUIÉN CALCINÓ LA LUZ?

 

En un mundo ciego

la fascinación por la luz

advierte brutales destellos.

Cómo hiere el olvido…

Cómo pesa al vacío

el discurso septuagésimo

de la palabra muerta.

La estatidad  de lo absurdo

donde el mundo se mueve.

Esta tarde, me niego a volar…

Corazón incendiario que recuerda a Hiroshima

voces y plañidos , ecos de una barbarie.

 

La humanidad comulga con su historia

con  átomos de uranio y lluvia negra.

Abluciones eternas que no apagan

el hongo nuclear de la turbulencia

que después se agita sobre Nagasaki

cual pañuelo blanco de la diplomacia.

Donde todo fin,  justifica medios.

Donde todos juzgan y nadie es culpable.

Donde todos rezan y nadie está a salvo

de holocaustos y crímenes de lesa humanidad.

 

¿Dónde la compasión?

¿Dónde la esperanza?

¿Dónde tanta luz?

Calcinada en la memoria colectiva

por oscuros seres de funestos ritos

que arrastran su inicua “mariposidad”.

Entre cenizas quiero caminar

pancarta en mano, corazón en llamas

con los que sobrevuelo a versos

la vergüenza humana

con los que nos reconocemos

la mancha, en la planta de los pies.

 

*********************************************

NOCHE SOCAVADA

 

Si la creciente del dolor colapsa al faro

como relámpago socavo a la negrura.

Busco granos de fe entre la espuma

y entre las dunas, un derrotero eterno.

Se diluyó la luz en el confín del cielo

bajo lluvia letal y olas oscuras.

Todo fue un suspirar, de pedernal de fuego

de aquella llama al ostracismo yermo

reducida  a ceniza, sal, arena

en la boca glaciar del viento norte

con estertor de escamas y de plumas

tú,  a originario ser de alas celestes

yo, a primitivo pez de aletas rudas

que en noches socavadas, sin estrellas

busca en la comunión de espuma y cielo

una pulsión final de tierra firme.

- US -