Zumby Pixel

No soy ni de izquierda ni derecha sino todo lo contrario

Por: Manolo Figueroa Unda
No soy ni de izquierda ni derecha sino todo lo contrario

Publicado 04 agosto 2018 el 04 de Agosto de 2018

por

Tengo que confesar a mis lectores que este periodo posmoderno me ha causado serias confusiones ideológicas y políticas; especialmente viviendo en los EE. UU., lugar de residencia por muchos años. Todos mis años de estudio, observación y reflexión, fueron cayendo en un serio periodo de revisión. Me confieso revisionista; anticapitalista por vocación, neocapitalista por salud mental y negociador duro ante las injusticias evidentes del sistema que hemos adoptado, mala copia de los EE. UU. y los países de la Unión Europea. Los comentaristas neoliberales, algunos de ellos con apellidos literarios, abogan por un idealismo neoliberal en la cual la democracia tal cual existe sólo necesita ajustes para ser perfecta. Mientras las naciones tengan los fondos en dólares para mantener el equilibrio impuesto por el Fondo Monetario Internacional, la macroeconomía protegerá a tal nación liberal, y si se sale de tal esquema, ya mis lectores conocen la respuesta popular; “. o te aclimatas o te acli…” . La microeconomía se debate entre el discurso de denunciar mucho gasto fiscal en servicios al pueblo, mientras las administraciones progresistas tratan de mantener como pueden los magros recursos que han podido negociar con la derecha política. La resolución ha sido durante los últimos 40 años, se gasta un poco más, pero no lo suficiente para resolver los agravios históricos de la sociedad civil.

La otra parte de mis pensamientos revisionistas surge de la comparación de lo que izquierda representaba en las décadas del siglo XX y como aquellos que nos llamaban a hacer la revolución con nuestro intelecto e idealismo, sin pensar en la fuerza represiva del Estado, hoy son emprendedores empresarios, políticos y lobistas que han acumulado la riqueza siguiendo el “script” que la derecha ha seguido por tantos años. Hemos llegado al punto en que los derechistas que apoyaron a las dictaduras que se preocuparon de reprimir al pueblo, fueron los recipientes de la privatización de los bienes populares que fueron responsables de rematar, como funcionarios de las dictaduras y, el día de hoy financian las campañas políticas de izquierdas y derechas con el propósito de manejar a los políticos y proteger y aumentar sus riquezas. Yo pregunto; ¿dónde quedó la indignación y los llamados a la rebeldía de algunos connotados izquierdistas de las décadas del sesenta y setenta? Se les acabó el idealismo y fue reemplazado por la comodidad del neoliberalismo sin trabas. Ahora espero que entiendan mi confusión.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

- US -