Zumby Pixel

La ignorancia que distrae

El gobierno americano ha perdido toda su credibilidad ante la ignorancia declarada
Deuda global de 247 billones de dólares

Publicado 14 agosto 2018 el 14 de Agosto de 2018

por

No quiero que mis lectores crean que lo que voy a decir es nuevo. La verdad es que lo que mencionaré lo vengo pregonando desde hace dos años. En los Estados Unidos se vive una crisis de enormes proporciones que indicaré. Las crisis crean vacíos de poder que, en tiempos difíciles, dan origen a líderes que se apoyan en los peores sentimientos de una minoría de la población que no tiene los bienes intelectuales para evaluar las causas de las crisis y, amparadas en el miedo de la incertidumbre recurre a lo peor de sus prejuicios y resentimientos para culpar a otros de sus propias limitaciones y fracasos.

Para ponerla en forma muy clara; se tiene un partido republicano en el poder que se encuentra en total bancarrota de principios y de respeto a los valores democráticos. Ante la imposibilidad de presentar un candidato con un nivel de conocimiento e inteligencia, además de experiencia para gobernar, acepta ser manejado por un magnate cuyos negocios están enturbiados por diversas bancarrotas, deudas bancarias que le cierran las puertas a sus peticiones y que, además tiene una profunda falta de valores morales, éticos y de principios en su vida personal y financiera. Aún más, sus acciones son totalmente opuestas a las mínimas tradiciones y comportamientos de un país poderoso. Intimida a las naciones de nuestra región, incluyendo continuamente a México, desafía arrogantemente a los aliados históricos, insulta a los dirigentes canadienses, miente de tal manera que, si fuera Pinocho, no tendría donde esconderse porque el tamaño sería inmedible.

Además, tiene la desfachatez de denunciar a otras naciones como corruptas. ¡Hágame el favor! Al interior de su propia administración, los hechos de corrupción han sido hecho públicos y los republicanos como si no escucharan. En otras palabras, tal partido es corrupto por asociación y colusión. Mientras un porcentaje del pueblo americano, en su ignorancia y deficiente educación, sigue al caudillo de la mejor hechura fascista, el racismo, el prejuicio se muestran ahora abiertamente. No es que sea nuevo; existió desde siempre. Lo que sucede es que esta administración ha dado permiso, con sus acciones y declaraciones, a que emerjan sin contención. Dirigentes de campana enjuiciados por posible traición al sistema democrático, pagos no declarados recibidos por dictadores apoyados por el Kremlin son el pan de cada día y la vergüenza y pena más grande para todos nosotros que, apoyamos y luchamos por gobiernos del pueblo, por el pueblo y para el pueblo (esto está en los documentos fundacionales de los EE. UU). Aquí viene lo bueno, no sólo son corruptos, sino que son enemigos de la clase media y trabajadora. Desmantelan los planes que se crearon para tener un sistema de salud que beneficiara a todos y no sólo a los ricos, dan pie atrás a los programas de mejoramiento del ambiente que permite una vida más sana y mejor a la población, para entregar las llaves del abuso a las empresas petrolíferas y bancarias que financiaron su campaña presidencial.

El gobierno americano ha perdido toda su credibilidad ante la ignorancia declarada, los prejuicios hacia las minorías, su completo desdén por los valores familiares y éticos que fueron respetados, al menos aparentemente por anteriores administraciones.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

- US -