Zumby Pixel

El uso del comercio electrónico por los minoristas

Por: Antonio Altamirano 

Publicado 14 agosto 2018 el 14 de Agosto de 2018

por

Si bien los minoristas que mantienen sus sedes físicas como principal punto de venta aún no están listos para el cambio, las nuevas empresas de productos de consumo están aprovechando la oportunidad del comercio electrónico, no solo socavando la cuota de mercado de los titulares, sino también creando productos más valiosos para los consumidores.

Las nuevas compañías están ofreciendo mayor calidad y menor precio porque el intermediario se ha eliminado de la ecuación. Equipadas con mayores márgenes de ganancia, las marcas están reinvirtiendo las mismas en investigación y desarrollo a una tasa mucho más alta que las empresas de bienes de consumo empaquetados, donde la inversión en investigación y desarrollo es prácticamente estancada o inexistente.

Según YCharts— una herramienta basada en la web con un depósito extremadamente profundo de inversión y datos económicos-, durante el primer trimestre de 2018, las ventas en línea (móviles y de escritorio) fueron del 9,46% de las ventas minoristas totales y crecen a una tasa anual de más del 14%.

Se proyecta que las ventas en línea crecerán de aproximadamente $ 360 mil millones de dólares en 2016 a más de $ 638 mil millones en 2022. Al igual que con muchos movimientos de consumidores, la revolución minorista no es la única en ser impulsada por los mismos. Comenzando con Amazon, la revolución despegó con la llegada del iPhone, los smarthphone y las tabletas. Los consumidores se sienten cómodos comprando en línea, así como en dispositivos móviles, y de acuerdo con Business Insider– sitio web estadounidense de noticias financieras y comerciales-, el comercio móvil podría alcanzar los $248 billones de dólares, o el 45% del comercio electrónico total en los Estados Unidos para el 2020.

Esta es la oportunidad que aprovechan las empresas más pequeñas y ágiles: van a comercializar con mejores productos de calidad a precios más bajos, al  mismo tiempo que incorporan experiencias más intuitivas y basadas en la tecnología para el usuario. Su modelo directo al consumidor les permite usar software como servicio para ahorrar dinero en operaciones y al mismo tiempo les permite contar una mejor historia de marca al comprender a sus consumidores en un nivel más profundo.

Warby Parker lo está haciendo por  sus anteojos y Dollar Shave Club por sus productos para afeitar. Sin embargo, la innovación digital no se detiene con tan solo unos cuantos éxitos, e incluso hay marcas más pequeñas que buscan sacudirse al por menor. Goodr, por ejemplo, tiene como objetivo interrumpir el mercado de las gafas de sol con un producto de calidad a una fracción del costo. Kodiak Cakes-  marca de panqueques y mezcla de wafles-, aunque no es nueva, se basa en la tendencia de la salud y el bienestar y proporciona una alternativa llena de proteínas al pasillo de mezcla de panqueques altamente procesados en su cadena de supermercados local. Introducir la tecnología en la experiencia global del consumidor mediante un puente entre las compras en línea y los datos, las experiencias en la tienda son clave para los minoristas existentes.

De acuerdo con un estudio reciente de la consultora multinacional Capgemini, “Los consumidores desean utilizar la tecnología para ayudarse a interactuar con la tienda en cada paso del viaje de la compra”. La preocupación surge cuando el mismo estudio menciona que “muchos minoristas no están implementando las iniciativas digitales que los consumidores desean, logrando una escala significativa o entregando un rendimiento”.  Continúa haciendo notar que “una minoría de líderes digitales (…) han implementado iniciativas digitales relevantes en la mayoría de sus tiendas y se dieron cuenta de los beneficios significativos”

.
Con el sector minorista luchando, es difícil de creer que más empresas no se estén centrando en esta oportunidad. El mercado de bienes de consumo es masivo, con solo $18 billones de dólares en los Estados Unidos, representando casi un tercio del mercado de consumo mundial. Y dado que muchos minoristas tradicionales, aparentemente, no se están enfocando en lo generar experiencias digitales con el cliente, la oportunidad para que las nuevas marcas salgan adelante no tiene límites.

Para mantenerse al día, las compañías tradicionales que mantienen sus sedes físicas como principal punto de venta han comenzado a aprovechar las herramientas tecnológicas para mejorar la experiencia minorista; herramientas tales como:

  • Beacons que siguen virtualmente a los compradores durante su compra por medio de sus dispositivos móviles y personalizan el contenido para ellos mientras están en una tienda.
  • Quioscos interactivos que les permiten a los compradores encontrar rápidamente lo que están buscando, descubrir nuevas áreas de la tienda e inmediatamente compra artículos.
  • Dispositivos móviles para el punto de venta (mPOS) tales como Apple Pay.
  • Sistemas mejorados de gestión de la fuerza de trabajo para automatizar soluciones para los empleados, dejándolos disponibles para proporcionar atención personal a los clientes.
  • Tecnología de estantería inteligente para realizar un seguimiento digital del inventario y determinar el robo.
  • Herramientas de realidad virtual que permiten a los clientes probarse la ropa y realizar modificaciones.

Los minoristas al estilo go-to del futuro serán las nuevas empresas que inviertan en la abrumadora demanda de los consumidores por lo digital con el fin de transformar la experiencia del cliente. En este nuevo mundo minorista digital, el éxito dependerá de continuar invirtiendo en nuevas tecnologías de investigación, siempre buscando mantenerse a la vanguardia de las necesidades del consumidor.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

 

US - US -