Zumby Pixel

Echarles mucha crema a los tacos

Por: Manolo Figueroa Unda
Foto: Agencias

Publicado 07 agosto 2018 el 07 de Agosto de 2018

por

Este dicho mexicano no solamente es gracioso, sino que expresa y representa comportamientos que me parece interesantes analizar.

Dos son los significados que quisiera ejemplificar: cuando la lengua se suelta y muestra ignorancia y arrogancia y segundo, cuando la arrogancia lleva a falsificar los pergaminos de las personas, es decir cuando los currículos vitae de los individuos navegan las aguas de la creación con el objeto de resaltar las destrezas y habilidades que los convierten en omnipresentes.

El ejemplo más relevante es el que protagonizó un ministro de educación de un país de cuyo nombre no quiero revelar: en una reunión con dirigentes de la educación pública, tales representantes se quejaron de los cortes de presupuesto para la educación pública. El ministro respondió que no tenían razón para quejarse y que debían hacer uso de la creatividad, como lo hace el sector privado, para avenir fondos para sus escuelas; sugirió con mucha seriedad que las escuelas deberían realizar bingos con los vecinos para recabar los dineros necesarios. Tal respuesta causó un revuelo bastante grande en la opinión pública del país. El ministro le echó mucha crema a los tacos.

En los Estados Unidos, la discusión acerca del aborto ha confrontado a sectores conservadores-religiosos, con sectores seculares liberales. Tal discusión me parece legítima, necesaria y propia de un sistema democrático, sea cual sea la posición que personalmente tomamos. Sin embargo, un senador republicano entrevistado acerca del tema del aborto para mujeres que han sido violadas y quedaron embarazadas, dijo con total desparpajo que las mujeres violadas no podían embarazarse debido a que su cuerpo rechazaba la intromisión no deseada. El senador, que es médico de profesión (de donde obtuvo su título es una mancha para la institución de educación superior), le echó mucha crema a sus tacos.

Dentro de la administración pública, se ha hecho común echarle mucha crema a los tacos con respecto a los pergaminos que prueban la óptima calidad y el prestigio que proviene de haber estudiado (dizque) en el extranjero. El problema es que eso se descubre por las labores de periodistas que indagan en los méritos de esos funcionarios para descubrir que no son ni tanto ni tan buenos. Me recuerdo de un Secretario de Educación mexicano que incurrió en tal error y tuvo que salir del gabinete en forma vergonzosa. En los EE. UU. ocurre lo mismo, muchos de los líderes de gobierno han falsificado sus credenciales para ser descubiertos posteriormente por el FBI. Lo peor de todo es que en esta administración (la de EE. UU. por si acaso), no importan los pergaminos, méritos o conocimientos. Ya son varios/as que han demostrado una ignorancia supina con respecto a las tareas de gobierno que requieren amplio conocimiento y habilidad intelectual para ejercer tales labores. A estos/as les faltó mucha crema a sus tacos. Ni siquiera les daba para el queso.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

US - US -