El Dictamen

Reforma educativa retro

El otro día me quedé con la pupila cuadrada cuando un joven solicitante de trabajo, de diecinueve años de edad fue sujeto a la clásica entrevista laboral para ver sus antecedentes laborales, su nivel de preparación y en si su perfil en general para ver si estaba apto parta desempeñar la labor para la que se candidateaba, estaba yo presente por puro accidente circunstancial en tal entrevista, cuando habiendo ya avanzado un tanto la entrevista en cuestión, se llegó a la sorprendente respuesta que el joven solicitante ¡No sabía leer ni escribir! Eso realmente me sorprendió a extremis, porque según esto el candidato a un empleo viene de un sector de la comunidad calificado como “popular”, de una colonia de la periferia, pero, tanto sus padres, como la escuela primaria misma a la que asistió ¡Y obviamente dejó de hacerlo!, nadie se preocupó por sus inasistencias, ni la familia, como mucho menos la escuela. Ahora, el susodicho anda muy campante intentando integrarse al sector productivo de la comunidad, pero sin saber leer y escribir.

SORPRENDENTE VER LA AUSENCIA DE INTERÉS PARA CON LA JUVENTUD

A mí me pareció algo realmente sorprendente el que un joven de esa edad y nacido en una zona urbana no se haya aplicado a aprender a leer y escribir y peor aún que ni su familia y mucho menos la escuela, que se supone ya está integrada desde hace años a varias Reformas Educativas, entre todos haya valido lo que se le unta al queso y este ciudadano ahora ande por la calle ofreciendo su fuerza de trabajo, pero sin el más esencial saber ¿Y todas esas reformas educativas, más todas las campañas para la erradicación del analfabetismo del país ¡Y del Estado, desde que se descentralizara la educación en nuestro país!? ¡Muy bien, gracias!

UNA LÁSTIMA EL QUE NO SE PROCURE A LA JUVENTUD ¡NI A LOS ESTUDIOSOS!

Inmiscuyéndome en la entrevista le pregunté al joven si no estaba consciente de lo básico y esencial que era saber leer y escribir en un mundo tan competido como el del presente, pero sobre todo para ellos, los jóvenes. Su respuesta me dejó todavía peor de sorprendido, pues despreocupado me dijo: “Pues mire señor, conozco algo los números y a través de ellos me las arreglo para en caso de alguna duda llamó a mis amigos por el celular para que me ayuden”.

¿QUÉ CLASE DE PAÍS ESTAMOS DEJANDO A LAS GENERACIONES VENIDERAS?

Vi tanta seguridad en el joven solicitante de un puesto laboral, que decidí mejor dejar todo de ese tamaño. Pero, cabe muy bien preguntarnos ¿Cuántos jóvenes de nuestro país están en las circunstancias de este muchacho? ¡De un absoluto analfabetismo!, pero con la convicción de que están haciendo todo bien. De esto último no me cabe el entusiasmo y la actitud positiva que tanto es característica de la gente joven, pero ¿Y todos los miles de millones de pesos que se han gastado y se siguen gastando para la erradicación del analfabetismo, desde hace como mil sexenios? Pues desde que asistí a la primaria, siempre escuchaba sobre tal combate ¡Y eso fue hace 57 años!
En aquel entonces se decía el analfabetismo estaba en la zona rural del país, pero ¡Hoy está en plena zona urbana! Habiéndose llevado a cabo muchas “Reforma educativas”. Por eso la actual, que gracias a Dios será rechazada, podría ser llamada la Reforma educativa retro, porque ahora el analfabetismo renace y en ¡Las ciudades!

EL FUTURO NOS ALCANZÓ

Ahora comprendo por qué aquel impulsor de la cacareada “Reforma Educativa”, quien fuera Secretario de Educación y me refiero a Aurelio Nuño, fuera corregido por una niña estudiante, porque el “alto” funcionario dijo “ler” en lugar de “leer”. Y habría que ver al resto de la mayoría de los políticos, que no rebuznan porque les agarra alta la nota, sobre todo cuando salen con: “Mexicanas y mexicanos…”. Una absoluta ignorancia del género y el número.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:losbuenosdias@gmail.com

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.