Zumby Pixel

La costumbre del poder

Si no me equivoco, ese es el título de una novela política de Luis Spota. Muy buena obra, la leía por allá de los tempranos setentas, si mal no recuerdo.
Felipe Calderón y su señora esposa

Publicado 25 agosto 2018 el 25 de Agosto de 2018

por

MUY BUENA NOVELA

Pues escogí tal título para la presente “calumnia”, en virtud de ser más que notorio de cómo se acostumbra la gente a detentar poder, pues leía el otro día de que el ex presidente, Felipe Calderón y su señora esposa, la ex candidata presidencial (que tiró la toalla a último momento), están planeando la creación de un partido político, obvio, con todo lo que tal acción y si se lleva a cabo el proyecto, conlleva.

“DESPUES DE HABER SIDO Y YA NO SER”

O sea, quedar fuera de la jugada, habiendo estado en las ligas mayores, debe ser muy feo, si no se está preparado, como dijera por ahí alguien conocedor de la polaca mexica: “En política hay que estar preparados para no ser”. Sobre todo si se ha sido Presidente de la República. También por ahí, se maneja que “no hay persona más alejado de la política, que un ex presidente”. Esto es, no hay futuro político para un ex del Ejecutivo Federal. También aquella frase que en varias ocasiones les he platicado: “La Presidencia de México es una borrachera de seis años y una cruda que dura toda la vida”.

Pues todo lo anterior creo le sucede ahora a los ex Presidentes de nuestra nación. Pero ahí están, dando guerra a cual más. En virtud de que… extrañan el poder, además: “haber sido y ahora ya no ser”.

DESPUES DE QUE REGARON EL TEPACHE, QUIEREN COMPONER LO QUE DESHICIERON

Hasta Echeverría, en el país se respetó siempre la norma de oro de que un ex presidente no debía hacer ningún tipo de declaración, salvo, que el sistema lo solicitara. Incluso, se dice que cada vez que un Presidente entregaba el poder, se iba del país un año completo, esto con la sana intención de que el nuevo mandamás del Ejecutivo consolidara su figura y al cabo de este lapso, regresaba al país y hacía la vida más anodina y transparente que se pueda hacer. Incluso, cabe recordar que Don Gustavo Díaz Ordaz, con todo y la satanización a la que fuera sometido ¡Nunca dio declaración alguna en contra de nadie!, siendo hasta que fuera invitado por López Portillo a su toma de poder, cuando se sentó en primera fila, y al final del acto y al ser entrevistado, dijo felicitar al Presidente Echeverría por haber sido más inteligente que él en la elección de su sucesor”. Pero, durante seis años completos ¡Don Gus no dijo ni pío! Respetó la ley no escrita de que su tiempo ya había sido.

UFFF ¿PERO QUE TAL HOY?

Pero, de Luis Echeverría a la fecha, todos los ex han dicho de todo e incluso muy peligrosamente se han tratado de inmiscuir en la vida pública del país. Por lo tanto, los ahora ex presidentes, harían muy bien a la nación, callando la boca y evitar opinar incluso, pues si bien, como ciudadanos poseen tal prerrogativa, como individuos que ya fueron y además ¡No cumplieron!, sino al contrario, todo lo contravinieron, por pudor y pena, deberían estar callados, pase lo que pase.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

US - US -