Zumby Pixel

“Desde Endenantes…”

No obstante ya no se da "mordida" para la obtención de la licencia
La corrupción no distingue colores

Publicado 22 agosto 2018 el 22 de Agosto de 2018

por

Desde tiempos inmemoriales, todos los que ahora manejamos algún vehículo automotor, aprendimos tal habilidad porque algún familiar o amigo nos enseñó en su automóvil. Lo hicimos, a los trancazos, como logramos en su momento a dominar la conducción de una bicicleta ¿A poco no? En el caso de la última, nos costó algunas raspaduras y golpes al caernos de la bicla, cuando a ésta le fueran eliminadas la rueditas adicionales traseras, que servían de apoyo en las pequeñas bicicletas que de niños conducimos. Y, desde tiempos ignotos, sin encontrarse aún registro de ellos en los textos arcanos, en Veracruz (y no dudo en toda la República Mexicana), las licencias para conducir vehículos ligeros (nada que ver con autobuses de transporte de pasajeros en carreteras federales, tráileres, “tortons”, etc.) se dan al mejor postor o a quien las solicite, llevando todos sus documentos y pagando las tarifas correspondientes de expedición ¡Sin realizarles examen alguno de conducción de vehículos! Pueden ustedes llevar a su abuelita, la que nunca ha conducido en su vida, adjuntando todos sus papeles y le dan la licencia a la ancianita.

SABÍAMOS LO BÁSICO PARA SOBREVIVIR

Claro, cuando a los otrora muchachones (como “yoviznando”) nos enseñaron a conducir aprendimos lo básico para hacernos del volante del automóvil. Y tal vez, desde antes de conducir, aprendimos que la avenida tiene preferencia sobre la calle, que el paseo a estas dos y ni se diga si éste último posee un camellón, etc. Cuestiones básicas. Pero, esto nos ayudó a evitar accidentes.

LA COSA ESTÁ PEOR ¿HOY?

No obstante ya no se da “mordida” para la obtención de la licencia, ya no se pregunta ni lo básico para que el público acceda a detentar una.

Lo anterior es un factor muy importante para el incremento de accidentes viales en ¡Todo el país!
En cualquier país civilizado, siempre hacen una prueba de conducción de vehículo, como también de la elemental información que se posee respecto a las normas de tránsito. Pero en nuestro México lindo y querido…

De ahí que en los hechos, cada quien maneja como mejor le parece y sobre todo, con el ánimo de joder al prójimo, pues si usted va atrás de algún taxi y peor aún si éste va sin pasaje, va a vuelta de rueda, se para en donde mejor le parece, hasta en triple fila si así se le antoja al señor conductor. Pero, no vayan ellos detrás de usted, porque hasta la madre le mientan si llevan prisa. Y siempre están los dueños de la calle y en la línea de alta velocidad van como en la sala de su casa.

¿QUÉ HACEMOS CON LOS CELULARES?

¡Pa’la maye! El uso del celular es otro factor importantísimo para todos los conductores, que ¡Invariablemente el 99% de ellos usan el celular en lo que van al volante! Y se molestan si se les avisa que el semáforo ya está en verde y ellos continúan en su “importantísima” acción comunicadora. Esto no tendría nada de malo si solo fuera el resultado de esta anécdota, pero, está más que probado que el uso del celular ha incrementado en una enormidad el número de accidentes, muchos de ellos fatales. Y habría que ver la de poses que los conductores (¡Claro que esto incluye a las damas!) adoptan, si son sorprendidos haciendo uso del celular o de su Tablet. La actitud más socorrida es mostrarse como si fueran los dueños de la calle y todos unos perdonavidas. Desafortunadamente los desenlaces son feos y dan pauta a unos embotellamientos del tamaño del mundo.

¡A VER HASTA CUANDO SEÑOR MÍO!

Pero, vamos a ver hasta cuándo se hace algo al respecto para que la gente logre concientizarse de que ya no estamos en el Veracruz de los sesentas o setentas, sino en una pésimamente mal proyectada zona metropolitana y que es muy importante el saber conducir con amabilidad y cero importamadrismo. Esto incluye también ahora a los peatones, que con sus audífonos o usando el celular en lo que impetuosos van caminando, ya van varios que resultan atropellados porque ni se percatan de que están atravesando alguna vialidad, hasta estar volando por los aires.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

US - US -