Zumby Pixel

Nuevas reglas para la nueva economía global

Por: Dr. Armando Rojano Uscanga
Nuevas reglas para la nueva economía global

Publicado 04 agosto 2018 el 04 de Agosto de 2018

por

La importancia de las BRICS según el creador del término Jim O’Neill

La economía internacional está cambiando de actores y hay nuevas oportunidades, de allí la importancia de los países que conforman los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, que se unió al grupo en 2011). Se trata de la asociación económica-comercial de las cinco economías nacionales emergentes más importantes del mundo, considerados el paradigma de la cooperación Sur-Sur. El origen del acrónimo BRIC, que data de 2001, se debe al economista Jim O’Neill, que lo acuñó para agrupar a los principales mercados emergentes, aunque los países no asumieron la idea oficialmente hasta 2008.

Estas naciones tienen en común una gran población (China e India por encima de los mil cien millones, Brasil y Rusia por encima de los ciento cuarenta millones), un enorme territorio (casi 38,5 millones km²), lo que les da dimensiones estratégicas continentales, una gran cantidad de recursos naturales y un buen crecimiento de su producto interno bruto (PIB) y de participación en el comercio mundial en los últimos años, o sea tienen todo para atraer inversiones. México y Corea del Sur, países comparables a los BRICS, se excluyeron por ser miembros de la OCDE. Argentina, fue invitada a la cumbre de Fortaleza, realizada en julio de 2014.

En reciente entrevista Jim O’Neill señaló que con la presidencia de Donald Trump acelerando el declive del orden internacional liderado por Estados Unidos, las cuestiones de gobernanza global se han vuelto cada vez más urgentes. Muchas de las decisiones de política económica que Estados Unidos, China y otros actores emergentes que se toman hoy se sentirán en las próximas décadas.
Para los BRICS que recién celebraron su décima cumbre anual, este parece ser el momento adecuado para explorar cuánto han evolucionado en la economía mundial y sus estructuras de gobierno. Y eso significa reconocer el hecho de que los nuevos poderes económicos han aumentado desde la creación posterior a 1945 de las instituciones de Bretton Woods.

Específicamente, según O’Neill, la gobernanza global debe cambiar, pues la reciente reunión del G7 en Canadá demostró que vivimos bajo una forma de gobierno global anticuada. El G7, después de todo, representa las democracias que tuvieron las economías más grandes e importantes en la década de 1970, cuando se formó el grupo. Pero desde el cambio de milenio, y posiblemente desde la crisis financiera asiática de mediados de la década de 1990, la mayoría de esos países no han dominado la economía mundial.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

- US -