Zumby Pixel

Hara Achi Bu, el secreto japonés para vivir más

Por: Dr. Armando Rojano Uscanga
Hara Achi Bu, el secreto japonés para vivir más

Publicado 03 agosto 2018 el 03 de Agosto de 2018

por

En Okinawa lo practican y son los más longevos del mundo

Hara hachi bu el secreto japonés cuenta que comer menos es vivir más. En Okinawa se practica esta disciplina y sus habitantes son los más longevos del mundo. Cuentan que el pensador chino Confucio recomendaba comer hasta estar lleno al 80% y las personas vivirían más años. La técnica traspasó fronteras chinas y lleva siglos aplicándose en Japón, bajo el mantra «Hara hachi bu», que se repite antes de cada comida.

Se practica principalmente en Okinawa, el único lugar del mundo con un régimen calórico autoimpuesto, que goza de la esperanza de vida más alta y con mayor número de ancianos de buena salud que supera los cien años, cuyo índice de masa corporal (IMC) oscila entre el 18 y el 22. Los resultados de los análisis de la población son fantásticos: se han reducido los ataques al corazón, los diagnósticos de cáncer y el colesterol de los pacientes ha caído de forma considerable. Con tal éxito ya se prevé una tendencia mundial, adaptada a cada país.

En algunos lujosos hoteles, como el Ritz Carlton de Tenerife, la recomiendan a sus huéspedes y este verano los están recibiendo con esa novedad, cuya máxima es la dieta japonesa en que los alimentos deben ser frescos, naturales y locales, con lo que serán más saludables y evitarán conservadores y otros agentes externos dañinos. El hotel adapta la carta de su restaurante cocinando los platos con alternativas autóctonas como el plátano o la papaya.

Se recomienda comer menos progresivamente para que el cuerpo lo acepte bien. Se basa en reducir las porciones, mientras se aumenta el consumo de pescado y se disminuyen o sustituye la ingesta de carnes rojas. Se recomienda ingerir pescado unas tres veces por semana, preferiblemente crudo o, si es cocinado, siempre horneado o a la plancha. Con la carne ocurre lo mismo, y siempre que se desee consumir cocinada que sea con «poco aceite y de origen vegetal. Otro puntos esencial es sustituir las grasas de origen animal por las vegetales, un ejemplo de ellos sería emplear margarina en vez de mantequilla. Comer despacio es la piedra angular de la dieta pues explican que las células del estómago tardan unos 20 minutos en detectar que está lleno, y es cuando llega la sensación de tirantez. Y hay que combinar la dieta con ejercicio moderado para que el organismo funcione correctamente. Caminar es recomendables para cualquier tipo de persona.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.