Zumby Pixel

Alemania limita la inversión extranjera, principalmente China

Por: Dr. Armando Rojano Uscanga
América Latina es poco atractiva para inversionistas extranjeros

Publicado 10 agosto 2018 el 10 de Agosto de 2018

por

Alegando “razones de seguridad”, el Gobierno alemán bloqueó la compra de Leifeld por el consorcio chino Yantai Taihai dando el paso definitivo para blindarse contra la pujanza económica de China y el asedio de inversiones extranjeras. Según el Ministerio germano de Economía, se quiere vetar acuerdos de inversores de fuera de la UE que impliquen la compra de al menos el 15% del capital social de firmas de tecnología alemana relacionadas con defensa o la seguridad. Bajo la legislación actual, el umbral está en 25%, y solo si se considera que la operación pone en peligro el orden público o la seguridad nacional.

Una decisión que empezó a tomar fuerza en 2017, es reducir ese porcentaje, endureciendo los controles a las inversiones tras una serie de importantes adquisiciones chinas, cambiando la Ordenanza sobre el Comercio Exterior alemán, mediante coordinación entre ministerios, con una ley que establece más controles. A finales de julio, Alemania impidió que SGCC, consorcio bajo el control del Partido Comunista Chino, con un volumen anual de negocios de 350.000 millones de dólares, más de un millón de empleados, comprara el 20% del operador en energía eléctrica 50Hertz, argumentando políticas de seguridad para la protección de estructuras energéticas de importancia crítica. Por su parte, Leifeld, productor de tecnología para producir maquinaria, cuenta con solo 200 empleados, aunque se ubica como el líder tecnológico en Alemania en la producción de materiales de alta solidez usados en la industria aeroespacial y en la nuclear.

Estas decisiones tienen una señal política, después de que inversionistas chinos hayan dejado claro su interés por comprar empresas europeas, sobre todo tecnológicas, que implica una estrategia a nivel europeo por los intentos de China por comprar industrias del continente, sobre todo en los sectores de robótica, construcción de maquinaria, de plantas industriales y de biomedicina. El sentimiento proteccionista alemán aumentó desde que en 2016 el fabricante chino de electrodomésticos Midea adquiriese por 4.500 millones de euros Kuka, empresa líder en robótica industrial. La cautela de Alemania ha aumentado desde el surgimiento de Made in China 2025, plan a diez años del Gobierno chino para transformar al país de un fabricante de bajo coste a un poder de alta tecnología dominante en diez sectores industriales avanzados.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

- US -