Guía básica de imagen en el ámbito laboral

El punto de partida para comenzar a vestirte es identificar claramente para que ámbito lo estás haciendo, si es social o laboral, y tener en claro que este último siempre exigirá una imagen más pulida. Es verdad que los tiempos han cambiado, y el code dress  se ha ido relajando en muchas empresas y negocios con el paso de los años, pero recuerda que sigues estando dentro de un ámbito enmarcado por la seriedad y la discreción, y debes proyectar, de manera casi espontánea, credibilidad y profesionalismo.

Considera estos puntos básicos:

Usa colores discretos, además de los neutros ya conocidos, pero no abuses del negro si no tienes un puesto de autoridad.

Elije estampados clásicos como rayas, cuadros y algunos geométricos como rombos, en tamaños pequeño y medio.

Evita piezas con estoperoles, parches, y apliques inadecuados.

Mantén cerradas tus camisas y playeras polo hasta el segundo botón, y evita escotes incómodos o exagerados (mujeres).

No utilices piezas superiores sin mangas.

Elije prendas con poco o nada de spandex (sin ajuste).

Inclínate por prendas de corte con fit regular a clásico actualizado, y viste algo de moda, pero con mucha sutileza.

Los largos en faldas y vestidos, deben ir inmediatamente sobre, a mitad o por debajo de las rodillas (mujeres).

El largo válido en pantalones para caballeros es de regular (debajo tobillo) a clásico (comienzo del tacón), y para mujeres, de moderno (inmediatamente sobre el tobillo) a clásico.

Usa prendas confeccionadas con géneros opacos (no transparencias), y de tejidos cerrados (no encajes, no calados).

Utiliza calzado cerrado, con suela lisa ( a menos que tu actividad requiera otro tipo de suela), y flats, tacón bajo o ejecutivo (mujeres).

Limita el uso de accesorios de adorno (joyería), a diseños clásicos y pequeños (mujeres), y a un reloj adecuado (mujeres y hombres).

Si  te permiten mezclillas, escoge las más pulidas, y en colores discretos. Evita las de efecto lavado (completo o localizado), o con aberturas, y como ya mencionamos, deben tener ajuste regular a clásico. Si optas por una mezclilla skinny, escógela lo menos ceñida posible y acompáñala con una blusa suelta, y de largo a la cadera (mujeres).

Acomoda tu pelo de manera que tu cara siempre quede despejada, y mantén tu cabello con un largo adecuado y prolijo.  Para sujetarlo, utiliza accesorios en tonalidades idénticas a la de tu cabello (mujeres ).

El maquillaje (barniz de uñas incluido) siempre debe ser discreto (en color e intensidad), en este ámbito (mujeres).

Revisa las fundas de tus dispositivos, y escógelas en presentaciones lisas y  tonalidades discretas.

En eventos laborales distendidos (por ejemplo una posada o similar), no te relajes demasiado, recuerda que sigues estando en el ámbito laboral.

Carla Fiori es asesora de imagen y estilista de moda profesional, si quieres asesoría profesional puedes contactarla en su página cfcarlafiori.com, su correo [email protected] y sus redes sociales: Facebook: @carla.imagenInstagram: @carlafioriparsonalstylist

Síguenos en Facebook ED Entretenimiento.

Más noticias de entretenimiento AQUÍ.