Zumby Pixel

Juan Carlos Osorio, el estudioso caballero

Juan Carlos Osorio, ya ex técnico de la selección mexicana, tuvo como mensaje constante el ser un estudioso del fútbol, un profesional que dedicaba muchas horas al conocimiento del rival y a su metodología.

Publicado 01 agosto 2018 el 01 de Agosto de 2018

por

Ángel Palma

Aprovecho para agradecer al diario más antiguo de México, por el espacio para compartir mis análisis sobre la imagen de los protagonistas del fútbol. En cuanto a
imagen no hay bueno ni malo, hay coherencia o incoherencia, y la intención de cada columna será desmenuzar los estímulos que construyen la imagen de una
persona o institución.

Juan Carlos Osorio, ya ex técnico de la selección mexicana, tuvo como mensaje constante el ser un estudioso del fútbol, un profesional que dedicaba muchas horas al conocimiento del rival y a su metodología.

Sin embargo un director técnico moderno, debe procurar prepararse en terrenos más allá de la cancha como liderazgo, psicología, inteligencia deportiva y, desde luego, el manejo de su imagen. Osorio declaró abiertamente que no estaba al tanto de lo que decían los medios de comunicación y, sin afán de ser repetitivo, eso es un lujo que un técnico de élite no puede darse; para dejar más claro este punto, cito a José Mourinho: “Para mí, las ruedas de prensa, previa al partido y después del partido, son el partido”. A pesar de que el técnico colombiano comunicaba ser un entrenador de tiempo completo, falló en cómo conectar emocionalmente con la afición, de poco sirvieron sus estadísticas al frente de “El Tri”, pues hoy se le recuerda más por la goleada recibida ante Chile.

Muchos analistas coinciden en que la problemática principal del fútbol mexicano va más allá de quién dirija a la selección mayor, es un problema estructural en el que no hay un estilo de juego que le dé identidad a México. Bajo dicho contexto Osorio pudo tener un clima mediático más amigable haciendo énfasis en su intención de crear una estructura en todas las categorías de selección nacional y un estilo de juego que nos identifique internacionalmente. Es decir, un mensaje claro y repetirlo hasta el cansancio de diferentes maneras, y no tratar de imponer ideas tácticas en una prensa que no está interesada en conocerlas, de ahí que muchos líderes de opinión le llamaban: “vende humo”. Hay que entender a la audiencia y amoldar el mensaje para ellos.

En México hay opiniones divididas en cuanto a Osorio; algunos insisten en que su legado fue el 7-0 ante Chile, pero la prensa internacional lo recuerda por la lección táctica que dio ante Alemania en la Copa del Mundo y ya suena para dirigir a, entre otros, la selección de su natal Colombia, donde tiene crédito extra en tema de reputación tras su exitoso paso por Atlético Nacional. Sin embargo, la prensa rosa manchó la reputación del técnico al publicar una supuesta infidelidad, hecho que ya tuvo eco en Sudamérica.

A este respecto, hay que aplaudir que Osorio apareció acompañado de su esposa en el estadio Romelio Martínez de Barranquilla; un manejo de crisis, tal vez involuntario.
A Osorio se le vio incómodo en más de una conferencia de prensa y su lenguaje corporal lo delató; ponía barreras de comunicación al cruzar los brazos, no generaba empatía al no hacer contacto visual y comunicaba hartazgo con su postura el sentarse. Sin embargo, nunca perdió los estribos y siempre se manejó como un caballero y así se despidió a través de las redes sociales de la selección.
¡Mucho éxito para “El profe Osorio”!

@angelpalma1

Síguenos en Facebook ED deportes

Más noticias AQUÍ.

- US -