Zumby Pixel

Techo del IVEC a punto del colapso, riesgo inminente

No solo la fachada azul heredada del sexenio de Javier Duarte se desmorona a pedazos, por dentro uno de los techos también sufre las inclemencias del tiempo y la falta de mantenimiento
Pese al grave abandono en que se encuentra el ex convento, las actividades en su interior siguen su curso "normal". / Foto: Christian Valera Rebolledo

Publicado 15 agosto 2018 el 15 de Agosto de 2018

por

Por Christian Valera Rebolledo

Luego de que El Dictamen dio a conocer el mal estado que guarda la fachada del ex convento betlehemita y sede oficial del Instituto Veracruzano de Cultura (IVEC), se realizó un recorrido al interior de la vetusta edificación comprobando que el olvido de las autoridades coloca en riesgo a trabajadores gubernamentales, estudiantes, maestros y público en general.

No solo la fachada azul heredada del sexenio de Javier Duarte se desmorona a pedazos, por dentro uno de los techos también sufre las inclemencias del tiempo y la falta de mantenimiento por parte del gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares.

Una parte de los techos, que a su vez son el piso de la planta alta, están al borde del colapso. / Foto: Christian Valera Rebolledo

El edificio data del Siglo XVIII y en principio fue convento-hospital dirigido por frailes de la Orden Betlehemita, ya para el Siglo XIX pasó a manos del Ayuntamiento de Veracruz quien decidió establecer allí el Hospital Civil de San Sebastián; a inicios del Siglo XX su nombre cambió a Hospital Civil Aquiles Serdán.

En 1975 los servicios hospitalarios fueron clausurados quedando en el olvido. En 1987 -y por iniciativa de ley del gobernador Fernando Gutiérrez Barrios-, se crea el Instituto Veracruzano de la Cultura otorgándosele dichas instalaciones como su sede.

Foto: Christian Valera Rebolledo

En abril pasado el ex convento cumplió 31 años de ser sede del IVEC y frente a la celebración de los 500 Años es probable que el inmueble transcurra por tan importante fecha y festejo tal cual como se encuentra en la actualidad, en total decadencia.

Con el IVEC en ruinas, invitan al Festival Afrocaribeño

Vecinos del Reforma aplauden nuevo horario para antros de Martí

La fuente del patio central tiene agua de lluvia estancada, siendo caldo de cultivo para la generación del mosco transmisor del dengue. / Foto: Christian Valera Rebolledo

Un especialista en este tipo de edificaciones habló en anonimato con El Dictamen y explicó que de acuerdo a la imagen mostrada, efectivamente se trata de un “terrado” típico de las construcciones de la época.

“En Veracruz ya en el Siglo XVIII y ya para el XIX había pocos edificios que tenían techos de teja, se comenzaron a hacer terrados. El terrado consiste en un techo casi plano o con un ligero declive. Por ejemplo ese que muestras es el techo que da el piso de la parte superior, solo que ahí está al aire libre, no tiene una construcción”.

Las paredes que conforman los arcos de sus pasillos interiores dan muestra de la decadencia en que se encuentra el sector cultura. / Foto: Christian Valera Rebolledo

El riesgo para quienes coexisten dentro del inmueble es inminente pues una vez que las vigas fallen el colapso no se podrá detener, dañando así a quienes transiten debajo y a quienes permanecen en la planta alta.

“Estos terrados… desde la pared de la parte superior se colocaban las vigas, sobre las vigas se ponían unas tablas y quedaba tapado, sobre eso, fíjate bien, se ponían unas losetas de barro que se usaban tanto como ladrillo como piso, de ahí se vertía una mezcla de mortero que no es más que arena y cal con agua, y luego se ponía otra capa de esa loseta de barro y otra de mortero, entonces se secaba y quedaba duro, que es exactamente lo que me muestras en esa fotografía; le puedes llamar techo y no hay ningún problema”, detalló.

El casco externo de su cúpula, de la que fuese su capilla, está igual de afectada que la fachada principal. / Foto: Christian Valera Rebolledo

El olvido de las autoridades llega a las paredes que cubren los arcos del patio interno, también a la fuente que con el agua estancada de lluvia es un caldo de cultivo para el mosco transmisor del dengue. Su jardín trasero es otro testigo silencioso de la omisión.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

- US -