Zumby Pixel

“El bailarín es un artista, pero también un atleta”… Alberto Terrero Miller.

Por: Alvaro Ramos/El Dictamen

Publicado 29 julio 2018 el 29 de Julio de 2018

por

Por: Alvaro Ramos/El Dictamen

Alberto Terrero Miller es un bailarín formado en la Escuela Cubana de Ballet, perteneciendo a las primeras generaciones, y se convirtió en bailarín principal del Ballet Nacional de Cuba, danzando también en otras compañías internacionales, además del Ballet de Monterrey, la Compañía Nacional de Danza de México, Taller Coreográfico, el Ballet Nacional de España de Víctor Uriarte; actualmente brinda sus servicios a la Comunidad de Ensenada Baja California (la ciudad de Tecate y Tijuana), su Instituto de Ballet Terrero Miller situado en la ciudad de Ensenada, en el centro de Tecate dirige el proyecto del Ballet de esa ciudad, más el proyecto de Marycarmen Profesionales en Danza en la ciudad de Tijuana. El maestro Alberto visitó la zona conurbada y platicó con El Dictamen.

¿Cuál fue su primer acercamiento con esta disciplina?

Fui producto de una campaña que se hizo en Cuba de captación para la danza masculina, en la cual realmente yo no tenía ningún punto de tradición familiar con el ballet, pero esa campaña fue muy útil en los años 70 en la isla, donde el objetivo era que el ballet pasara de ser el reflejo espectral de un pasado elitista para llegar a todas las capas sociales. En un principio nos decían que probaríamos todas las artes, desde la música hasta las obras plásticas, y realmente los tres primeros años llevamos piano, artes plásticas, ballet, pero el objetivo final era el Ballet, y me dijeron “Usted es bueno para el Ballet” y llegue a ser el bailarín principal del Ballet de mi país.

¿Cómo percibe la poca participación de los hombres en esta disciplina?

La ausencia de hombres es internacional, pero más para el latino por su carácter machista que se arraiga con la tendencia de que es más para las niñas. Los niños son sabios, ellos ven la actividad y les gusta, y me ha tocado como maestro ver a padres que les dicen “No, usted va a ser futbolista”; es una cuestión social que no puede cambiarse de la noche a la mañana, debe de existir un poco de iniciativa por incrementar más actividades de danza, donde ellos vean que en realidad es una actividad donde hay mucho rigor, que es una actividad en la que se necesita mucha fuerza, mucha resistencia, que no es débil, incluso te puede servir para realizar otras actividades aparte del ballet.

¿Cuál sería su propuesta para captar a los estudiantes varones?

De la experiencia que tengo en la captación de la danza masculina, lo primero es estimularlos a que lleguen al lugar, ya sea con el folklore y los bailes actuales, para que poco a poco se vayan adaptando, hacer encuentros donde se inviten a niños muy pequeños a las academias para que participen en una pequeña clase de ritmo de coordinación, de preparación física específica, y de preferencia se busca una figura masculina que ellos puedan ver, porque los niños están bombardeados por muchas cosas, sobretodo el futbol con el cual es muy difícil competir, ya que lo tienen en televisión todos los días, ven muchos ídolos en niveles económicos, atléticos; deben de saber que el bailarín es un artista pero también un atleta.

¿Cuál es la edad ideal para iniciar los estudios?

Actualmente las edades han disminuido mucho, las niñas y niños que deseen tener resultados competitivos, yo diría que desde los 3 años deberían de hacer sus primeros movimientos, no técnicos, pero sí de preparación en coordinación y desarrollo psicomotor, pero si un niño o niña quiere empezar a los 9 años está bien, pero sin duda a los 3 años es la edad ideal para tener ventajas.

¿A qué debemos su visita en el Puerto?

Estoy muy contento por la invitación que me hizo la Escuela Cubana que dirige Daniela Ortiz, y donde estuve en sus inicios con su fundadora Caridad Martínez, bailarina principal de Cuba que fue mi pareja en un momento, en el 97; después fui invitado por ella y en ese entonces Daniela era una alumna, en cierta forma no estoy ajeno al desarrollo de esta escuela. Espero que este sea solo el principio de muchos proyectos que estamos planeando, mi experiencia la voy a poner al servicio de estas niñas que mantienen un gran nivel. En estos momentos estoy en un curso rápido, dos semanas no es mucho, pero en la primera desarrollaremos el aspecto físico, atlético, y en la segunda semana desarrollaremos la parte artística donde buscaremos hacer un espectáculo que tendrá su cierre en el teatro, el montaje del Grand Pas de Paquita con coreografía de Marius Petipa y música de Ludwig Minkus, una versión de este servidor para esta escuela.

¿Cómo percibe el nivel de los bailarines veracruzanos?

El nivel de las bailarinas veracruzanas ha mejorado mucho, lo único malo es que los niños millennials tienen muchas distracciones, no es como en mi época que dedicábamos de 8 a 10 horas diarias, pero hoy en día es muy difícil que los niños dediquen ese tiempo porque tienen muchos intereses que les ocupa su energía. Pero en Veracruz tienen todas las características, buena genética, flexibilidad, con líneas ideales para el ballet, pero sobretodo son coordinadas e inteligentes.

¿Considera que los bailarines pueden vivir de esta actividad?

Para mi es una cuestión mental, los mismos padres no ven esta actividad como algo donde los niños puedan ocuparse profesionalmente, y vivir como una carrera, como ejemplo estoy yo, yo hice una carrera, y más que nada una carrera que se puede exportar, porque cuando el bailarín tiene cierto nivel trata de mostrarse internacionalmente, aspirando a mucho más.

¿Sus planes a futuro?

Ahorita estoy en una gira que comencé en El Paso Texas, de allá vengo, hoy domingo me voy a Mérida, Yucatán, donde impartiré otro curso hasta agosto, y en septiembre iré a Tampa Bay, se puede decir que ando en mucho movimiento.

“Niños, presten mucha atención a las bases de la danza, porque las bases es donde se forma el bailarín. No olviden darle siempre crédito al primer maestro que les da esas bases, por lo cual quiero reconocer la gran labor de Daniela Ortiz con esta escuela, ya que la vi desde que era una niña y ahorita es una gran artista; me siento orgulloso de haber aportado algo en ella, y ver que ahora ella le entrega algo a las nuevas generaciones”…

- US -