Zumby Pixel

La plenitud de un profesionista

Por: Carlos Robles
La plenitud de un profesionista

Publicado 27 julio 2018 el 27 de Julio de 2018

por

Ser un profesionista no es algo que llega en automático tras haber conseguido un diploma, un título o un número de cédula. Es un poco más complejo que eso.

Hoy quiero compartir con ustedes una reflexión que ha rondado mi cabeza desde hace varios años. En realidad me nació desde que ingresé a la Universidad y tiene que ver con las actividades profesionales a las que cada persona ha decidido dedicarse.

Estudié economía y mi madre me preguntó desde entonces ¿en qué vas a trabajar si estudias esa carrera? Su primer autorespuesta fue decirme que no me quería ver solamente como cajero de un Banco, empleo que por cierto considero muy respetable y además de un altísimo grado de responsabilidad. Le sonreí y le dije que “me dedicaría a trabajar en lo que yo quisiera, en lo que me haga sentir satisfecho”. Mi respuesta la hizo respirar un aire de tranquilidad y decidió apoyarme.

Hoy, a 20 años de ese episodio, sostengo mi respuesta y la amplío.

A mis estudiantes les digo todo el tiempo que no deberían dedicarse a actividades que no disfruten, que no les parezcan, que vayan en contra de sus principios y valores, que no quieran mejorar o simplemente aquellas que tengan que hacer por obligación y no por gusto per se. Si bien es cierto que algunas veces ‘hay que hacer lo que hay que hacer y no lo que queremos’, también es cierto que eso sería algunas veces. Es decir, no todo el tiempo.

Aquí mi realidad.

Nunca dejen de luchar por lo que quieran hacer.

No se rindan.

Aguanten.

Si es necesario pidan ayuda y modifiquen alguna parte del plan, pero no cambien el rumbo para alcanzar el objetivo que está en sus mentes, que es su sueño.

No hagan otras cosas más que las que disfrutan, las que aman y las que les emocionan. En específico las que les hacen sentirse a plenitud. Eso es lo que realmente define a un profesionista.

El camino es difícil, de eso no hay duda.

Pero les garantizo que, si en realidad es lo que les apasiona, están destinados al éxito laboral. Tarde o temprano. No antes, no después.

Eviten ser infelices en sus trabajos, eso no le hace bien a nadie. ¿Coincides conmigo?.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

US - US -