Zumby Pixel

El que escupe al cielo por Manolo Figueroa

La prensa americana y las instituciones de la sociedad política y civil han reaccionado con indignación
Foto: Agencias

Publicado 29 julio 2018 el 29 de Julio de 2018

por

Manolo Figueroa Unda

Desde pequeño escuché el adagio que decía; “el que escupe al cielo, le cae en la cara”. Significa que nunca hagas cosas que no te gustaría que te hicieran. Estoy seguro de que gran parte de los lectores la han escuchado en algún momento. Para hacer el tema mas preciso, ésto le toco a los EE. UU. por parte de Rusia. Quiero, del comienzo, decir que en ningún momento acepto la intromisión de Rusia en la elección presidencial de esa nación, con las consecuencias tan lamentables que se han desatado. La autodeterminación de los pueblos para elegir a sus gobernantes sin influencias exteriores es, sin duda, de gran valor de soberanía necesaria para la convivencia nacional e internacional. Lo hago para prevenir comentarios adversos con otro adagio; “más vale curarse en salud”.

La prensa americana y las instituciones de la sociedad política y civil han reaccionado con indignación a la emisión de documentos que prueban la intromisión rusa en los asuntos de los EE. UU. y de países de Europa. Desde hackeo de alta intensidad, robo de información, pago de dinero para comprometer políticos, etc. se ha hecho público por las investigaciones del FBI, la CIA y medios de prensa. Al mismo tiempo los esfuerzos para encubrir o desvirtuar tal información por parte de los afectados han comprometido a partidos políticos; en el caso americano al partido Republicano, en Inglaterra al apoyo político para el Brexit o salida de Gran Bretaña de la Unión Europea que ha hecho temblar las bases de tal organización.

Creo que estamos claros. Ahora viene el ejemplo del adagio. Lo que no sorprende al ciudadano americano es que los EE. UU. ha hecho lo mismo por muchas décadas en América Latina. Desde intervenciones directas (Panamá, Granada, Nicaragua, Guatemala, Cuba, México) hasta la utilización de influencias militares y financieras en Chile, Brasil, Argentina, Bolivia, Venezuela, etc. Desde el siglo XIX hasta la fecha seguimos discutiendo el tema en América Latina. La diferencia es que ahora EE. UU. lo sufre en carne propia.

No solamente la intervención extranjera, sino que el apoyo abierto y encubierto de su propio gobierno. La administración Trump no solo lo ha negado, sino que ha dado apoyo a Vladimir Putin en sus intentos de disrumpir el mundo de Occidente con el fin muy incierto de mejorar las relaciones entre los dos países, dejando al margen a los aliados naturales de esta nación.
El juego es peligroso, puesto que no solamente le ha caído desde el cielo, sino que quiere recibir más escupos sin haberlos pedido.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

 

- US -