Zumby Pixel

DE LA RANITA RENÉ por Guillermo Ingram

"¡Buenos días para todos, menos para los caminos de la vida, porque no son como yo pensaba, no son como yo imaginaba, no son como yo creía!".
Foto: Agencias

Publicado 29 julio 2018 el 29 de Julio de 2018

por

“A veces me traumo con la edad, luego me acuerdo que tengo amigos de mi edad ¡Bien madreados! ¡Y se me pasa!”.

“¡Buenos días para todos, menos para los caminos de la vida, porque no son como yo pensaba, no son como yo imaginaba, no son como yo creía!”.

BUEN DESEO A LA PAREJA PERDIDA

Le pido a la vida que te encuentres a alguien que te dé todo lo que yo no pude darte… ¡¡¡Una madriza, por ejemplo!!!”.

PIE DE FOTO DE JUAN GABRIEL USANDO UN ABANICO DE MANO

“¡Hay de chotos a chotos…! PERO ESTE CHOTO CALOR ¡¡¡No tiene comparación con ninguno!!!”.

LOS OCHO PECADOS DIGITALES

Pereza: NETFLIX. Gula: Instagram. Envidia: Facebook. Ira: Twitter. Avaricia: Amazon. Lujuria: Tinder. Soberbia: linked in. Chisme: WhatsApp

CUANDO LA CRISIS APRIETA

“A veces me pasa cada cosa, que entonces miro hacia el cielo y me digo… ¡Como carajos me caí de ahí!”.

LA INEFABLE MAMÁ DE TU ESPOSA

Una mujer le dice a su marido: “Gordito, fíjate que no encuentro el libro que estoy leyendo, se titula: “Cómo pasar de los cien años” ¿De casualidad tú no lo has visto?”. El marido, ceñudo responde: “Lo he guardado en la caja de seguridad del banco, no vaya a ser que a tu madre le dé por leerlo”.

EL OFRECIDO

Hoy en el camión subió un enano y se sentó al lado mío. Después de algunos minutos el camión frenó en una parada y el enano se resbaló del asiento, expedito y atento lo sujeté por el brazo y lo volví a sentar en su asiento. Unos minutos más tarde el enano se volvió a resbalar y apenas conseguí ayudarlo a que no cayera al piso. Al rato el muy despistado del enano ¡Se resbala por tercera vez y de nuevo apenas y si logré sujetarlo del brazo!, pero eso sí, le advertí un tanto con tono de disgusto: “¡Por favor! ¡Agárrate y sujétate bien, no seas tan descuidado!, pues te has ido resbalando todo el camino y en una de esas en que vuelva a detener el camión no voy a lograr sujetarte”. Casi en automático, el enano, en una actitud bastante mal humorada, voz áspera y con el rostro descompuesto por la ira, me espetó: “Hace tres paradas que quiero bajarme y tú no me dejas ¡Hijo de la tiznada!”.

RÉPLICA PARA CONFUSIO

Tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro no tiene problema alguno. Mantener al hijo, regar al árbol y que se venda el pinche libro es lo realmente canijo.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

- US -