Zumby Pixel

Como una flor

Por: Maricarmen Delfín Delgado
Como una flor

Publicado 27 julio 2018 el 27 de Julio de 2018

por

La ciudad se ha vuelto un arcoíris vegetal, un caleidoscopio vivo reflejando los colores que nos regala la madre naturaleza en cada rama y en todas las puntas de las enredaderas, que como listones caen y se entretejen confundiéndose entre troncos y hojas cual si se tratase de un solo cuerpo de madera, deleitando los sentidos con sus tonos y aromas.

Corolas y pistilos listos para proveer de polen a las obreras de la miel, al viento y al entorno para lograr así multiplicar este paraíso terrenal, que como cada año se engalana con su traje de fiesta floral. Brotan los nidos cobijados por las ramas de los árboles que como amorosas manos los sostienen, incubando polluelos que pronto surcarán el azul celeste y entonarán su dulce canto.

En el recorrido visual encontramos el púrpura, el rojo y demás tonos similares de las tradicionales bugambilias, el lila de las jacarandas, el rosa de las magnolias y las gravíleas, el naranja del framboyán, el rojo del callistemo, los amarillos de las acacias; todo un arcoíris que también nos convida los perfumes de las orquídeas, las madreselvas, las rosas y los jazmines. No dejaremos fuera a los floripondios, los alcatraces o cartuchos, los capotes, las gerberas, los claveles, los quiebraplatos y las azaleas.

Xalapa ha llevado con orgullo el adjetivo que el científico alemán Alexander Von Humbolt le otorgara en 1804: “Ciudad de las Flores”, avalada por la estampa que en estos meses del año regala a propios y extraños. Los camellones presumen vanidosos los cuadrados arbustos de azaleas, en las bardas caen despreocupadas saltando los límites que les marcan los enrejados las llamativas bugambilias, y los frondosos árboles de jacarandas nos regalan su tono violeta.

Hemos robado sus nombres para llevarlos como identidad y parte de una personalidad relacionada con la naturaleza, bautizando así a Margarita, Rosa, Lila, Violeta, Azalea, Clavel, Jazmín, Azucena, Melissa, Begoña, Celinda, Iris, Lirio, Flora.

Son referentes de fechas o acontecimientos importantes como la flor de muerto o cempoalxóchitl, también la nube y el moco de pavo nos recuerdan estos sucesos; Flor de nochebuena o flor de Pascua para celebrar la Navidad. Las rosas son imperdonables para alagar a las madres el 10 de mayo, en cumpleaños y en el día del amor y la amistad. En las bodas se esparcen pétalos de rosa por el camino que recorrerá la novia, simbolizando dulzura, fertilidad, la purificación de la pareja, la pasión con la que convertirá en esposa.

Como significado de algo mejor o importante decimos: “está en la flor de la vida”, “es como la flor de la canela”, “se rodea de la flor y nata de la cultura”. Para evocar sentimientos: “a flor de piel”, “andar de flor en flor sin conseguir nada”, “tan efímero como flor de un día”.

Flor de loto es sinónimo de caer hasta el fondo y levantarse para siempre, una flor en el juego de naipes es una serie de cinco cartas de la misma figura y mismo color; se dice que está floreado: que está roto, lleno de flores. Cuando el amor está en duda deshojamos la margarita, para las bendiciones católicas se utiliza una rosa blanca y para despedir a un ser querido le lanzamos una flor.

Además de conquistar con su color y aroma, el sabor es otro atributo más, pues todos hemos disfrutado de los platillos preparados con flor de calabaza, con flor de izote, flor de gasparito, con brócoli, con coliflor y con pétalos de rosa.

En la medicina tradicional las flores son el elemento esencial para aliviar las enfermedades comunes de una manera casera, preparando una infusión con manzanilla, yerbabuena, anís, caléndula, melissa, jazmín, azahar, tila y tilia.

El apellido Flores es un patronímico curioso, del nombre “Fruela”, que derivó primero en Flórez y después en Flores, es asturiano muy antiguo y de origen real por el infante don Aznar Fruela, hijo del rey Fruela II. De Asturias llegó a León y se difundió por toda España. Es uno de los cien apellidos más frecuentes.

Las flores son una bella creación de la naturaleza para regocijo de la humanidad, aprovechemos las exposiciones y las ferias donde ellas son las festejadas para llevarlas a casa a formar parte de nuestra familia.

Entre tantas flores y colores descritos en esta página, se me antoja caminar por mi jardín para contagiarme de su hermosura y aromas, más tarde iré a la feria y si tengo suerte tal vez me gane el título de la Flor más bella del Ejido.

[email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

US - US -