Zumby Pixel

Nuevo plan para un Brexit duro

Por: Dr. Armando Rojano Uscanga
La primera ministra británica, Theresa May

Publicado 20 julio 2018 el 20 de Julio de 2018

por

Influye en May la visita de Trump y las dimisiones

La primera ministra británica, Theresa May, no tienen ninguna de las virtudes de su antecesora Margaret Thatcher, siendo lo más notorio sus indecisiones, pues ahora cercada por las dimisiones de sus ministros y por la visita del Presidente de los Estados Unidos Donald Trump, liquida el llamado Brexit blando. Nueve renuncias, la última, de Scott Man, secretario parlamentario del Tesoro, y la presión de Trump, que le exige una salida más traumática de Europa para negociar un tratado de libre comercio con EEUU, hicieron que la premier acepte las enmiendas planteadas por los diputados más eurófobos, entre ellas la de dejar de recaudar impuestos en nombre de la UE.

Defiende la aceptación de las enmiendas de los partidarios del adiós más duro, con el argumento de que todas ellas son compatibles con el Libro Blanco. Sin embargo, la intención de dejar de recaudar tributos en nombre del club europeo significa transitar de manera decidida hacia un Brexit muy duro. El cambio de rumbo de May satisface a los más acérrimos partidarios del Brexit, pero podría provocar la ira de los diputados conservadores favorables a la permanencia de Reino Unido en la UE y causar aún más inestabilidad.

Justine Greening, exministra británica de Educación, ha propuesto la celebración de un segundo referéndum sobre la salida de Reino Unido de la UE para poner fin a la coyuntura actual por las divergencias políticas sobre cómo abordar eL proceso. Greening, que abandonó en enero el Gobierno liderado por Theresa May, ha subrayado que la estrategia negociadora de May no está satisfaciendo ni a los que quieren una salida clara de la Unión Europea ni a los que se oponen al Brexit. Sin embargo, un portavoz de Downing Street aseveró que “bajo ninguna circunstancia” habrá una nueva votación.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

- US -