Zumby Pixel

Halla INAH palacio prehispánico en Coyoacán

Los restos prehispánicos fueron encontrados en lo que será la nueva sede de la Academia Mexicana de la Lengua, en el barrio de Santa Catarina
Foto: Agencias

Publicado 18 julio 2018 el 18 de Julio de 2018

por

Bajo lo que será la nueva sede de la Academia Mexicana de la Lengua, en el 440 de la avenida Francisco Sosa, en el pintoresco barrio de Santa Catarina, cinco siglos atrás también celebraba audiencias otra importante autoridad: el señor de Atenco Omac, dado que ahí se encontraba el tecpan de ese barrio del Coyoacán prehispánico, como lo han corroborado arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

En el tecpan o tecpan-calli se realizaban funciones administrativas, pero también era el lugar donde vivía el señor local con su familia y parientes más cercanos. Fuera del espacio que ocupó la ciudad de México-Tenochtitlan, los cuatro tecpan que se conocen gracias a tareas de arqueología: Chiconautla, Chimalhuacan, Acozac y Cihuatecpan, se encuentran en lo que fue Acolhuacan, el área de Texcoco.

Los vestigios del antiguo palacio indígena de Atenco Omac suponen la quinta ocasión en que es posible excavar este tipo de estructura político-administrativa en la Cuenca de México, y en un área distinta a la región acolhua. Como explica Juan Cervantes, Coyoacán formó parte del territorio tepaneca controlado por Azcapotzalco, hasta que en 1428 fue incorporado al imperio mexica, cuando adquirió el rango de cabecera provincial.

La evidencia arqueológica se ha contrastado con la documental, concretamente con el Mapa de Uppsala, que se conserva en la biblioteca de dicha universidad sueca, y que aborda la cartografía de la Cuenca de México para mediados del siglo XVI. En él, el tecpan de Atenco Omac aparece pintado en vista frontal y muestra un friso en el techo con el diseño de chalchihuites, usado para referir “lo más preciado”, entre ellos los palacios de gobierno.

Se espera calor extremo durante la canícula en México

Reinician trámite del INE

Lo anterior —señala el especialista de la DSA— parece indicar que el tecpan de Atenco Omac continuó en funciones algunas décadas después de consumada la Conquista, aunque la excavación arqueológica y los materiales cerámicos asociados indican que el complejo arquitectónico comenzó a edificarse en los inicios de 1400, en un lugar por demás estratégico, cerca del cruce de caminos que conducían a San Ángel (avenida Francisco Sosa) y Tenochtitlan (Panzacola/Avenida Universidad), como se asienta en el Mapa de Uppsala.

Pese a que solo quedan los cimientos de los espacios, resultado de cinco siglos de afectaciones, entre ellas la sustracción de material para construcción, es evidente la distribución de al menos cinco habitáculos prehispánicos, uno de ellos conserva una sección de su piso de estuco; y también los pasillos. Toda esta distribución hace referencia a las distintas actividades que tenían lugar en el tecpan.

“La excavación y registro puntual de esta estructura enriquecerá la información sobre la arquitectura de la nobleza indígena del periodo Posclásico Tardío en la Cuenca de México, y permitirá evaluar hipótesis sobre la estructura política y territorial en una cabecera provincial fuera de Tenochtitlan, el Coyoacán prehispánico”, estima el responsable del salvamento arqueológico.

Dada la extensión y complejidad de los restos arqueológicos descubiertos en Francisco Sosa 440, y con el objetivo de registrar la totalidad de los elementos constructivos del palacio, se prevé la realización de una segunda temporada de trabajo arqueológico.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

US - US -