Zumby Pixel

Morir contamina, descubre cómo ser ecológico hasta en la muerte

Tan sólo la incineración emite más de 4.5 kilogramos de dióxido de carbono por cada kilogramo de materia humana.
Imagen: Pixabay

Publicado 29 julio 2018 el 29 de Julio de 2018

por

Giselle Avila

La muerte de un ser querido es un tema delicado de tocar para algunas personas, ya que ocasiona tristeza provocada por la ausencia del ser que perece. Sin embargo, existe una marcada preocupación por las huellas ecológicas que una muerte provoca y ahora te explicamos las razones.

Entre los dos típicos métodos funerarios, incineración y el llamado “entierro” o sepelio, existen grandes cantidades de contaminantes albergando ambas opciones. En el caso del sepelio, un reporte público por parte de Agencia Europea de Medio Ambiente y la Organización Mundial de la Salud (OMS) titulado “Cementerios y contaminación de aguas subterráneas”, afirma que se han observado significativos aumentos de nitrato, amonio cloruro, sulfato y bicarbonato aguas abajo de los terrenos destinados a cementerios, atribuibles a procesos de mezcla que deterioran notablemente la calidad del vital líquido.

Así mismo, se han encontrado elevados niveles de metales y metaloides en suelos de cementerios a profundidades de colocación de ataúdes, sugiriendo que estos incrementos pueden estar directamente relacionados con los herrajes y ornamentos metálicos de los ataúdes. La madera empleada para la fabricación de ataúdes suele ser procesada para su preservación, y para ello utilizan sales inorgánicas que contienen elevadas cantidades de elementos tóxicos como arsénico, cobre, cromo, y otros metales pesados, y posteriormente tratada con compuestos orgánicos tales como colorantes, selladores, barnices, ceras y lustres.  Todos estos químicos con el paso del tiempo, las condiciones del suelo e infiltración de aguas de lluvia pueden movilizarse y mezclarse a través del suelo, logrando así contaminar en grandes cantidades.

Por iniciar programas de reproducción de especies en zoo de Morelia

Ciclos sexuales en hombres y mujeres… ¿afectados por la contaminación?

En el caso de las incineraciones, según el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en España, un cuerpo humano emite aproximadamente unos 27 kilos de dióxido de carbono cuando es quemado. Por sí sola no es una cantidad alarmante, pero si multiplicamos esta cantidad por los diarios cuerpos incinerados que hay al menos en México… la cantidad de dióxido de carbono emitido se volvería descomunal. Por esto y más, actualmente se han propuesto varias opciones de “muertes ecológicas” para contaminar lo menos posible en el proceso y aportar un granito de arena al cuidado del medio ambiento hasta en nuestro fallecimiento.

  1. Ataúdes biodegradables

Con el fin de cambiar los materiales para la elaboración de estos artefactos por unos más naturales y amigables con el medio ambiente, Carlos Lozano, ingeniero industrial de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), implementó en el 2017 un método para la elaboración de urnas ecológicas con materiales como la sal, arena y composta. Así mismo, la empresa funeraria mexicana Gayosso  ha implementado la venta de ataúdes de mimbre, que es un tipo de rama larga del arbusto con el mismo nombre que se utiliza también para hacer cestos o muebles artesanales. Además de cuidar el suelo y el agua, estos ataúdes van a cuidar nuestro bolsillo al ser más baratos que los de uso ordinario.

  1. Bio urnas para hacer de las cenizas un árbol

El invento de un par de hermanos catalanes que ha revolucionado el mercado, se trata de BioUrn. Una urna especial en la que se introducen las cenizas de la persona que ha fallecido, además de todo lo necesario para dar vida a una planta. El sensor que se encuentra incluido en el aparato cien por ciento biodegradable, se acopla perfectamente a la superficie de la tierra, justo encima de la urna, y recibe información sobre el desarrollo de crecimiento del futuro árbol o planta. Estos sensores monitorean la humedad y la temperatura de la tierra, así como la del aire. Todos estos datos y más, se trasmiten directamente al usuario a través de una aplicación vinculada a la urna.

  1. Panteón ecológico

En México ya existe un parque funerario totalmente ecológico. Se trata de Bosque Eterno, ubicado en el municipio de Amozoc, Puebla. Es una superficie de 10 hectáreas rodeada con encinos, plantas, miles de flores, aves y mariposas. En este cementerio es posible sepultar a tu ser querido sin que provoque algún daño en el ambiente. Las fosas son elaboradas con piedras de cantera y bambú e incluyen servicios de nichos, lotes para sepelio en ataúd biodegradable, urnas de arena comprimida para depositar las cenizas en un estanque especial, urnas con nutrientes para la tierra, y la opción de cultivar las cenizas para dar vida a una flor, planta o árbol.

Síguenos en  Facebook/Girando en Verde.

US - US -