Zumby Pixel

Copa menstrual: ventaja ecológica y económica

La cantidad de desechos que producen las toallas sanitarias es gigantesca, la copa menstrual se ha posicionado como solución a este gran problema.
Imagen: Redes Sociales

Publicado 01 julio 2018 el 01 de Julio de 2018

por

Giselle Avila

Cada año una mujer utiliza aproximadamente 180 toallas sanitarias, esto en el supuesto que ocupe 3 de estas por 5 días al mes de su periodo menstrual. Si se multiplica esta cifra por la cantidad de mujeres en el mundo que menstrúan, el total de toallas femeninas utilizadas al año es enorme. La misma situación ocurre con los llamados tampones o compresas, ya que anualmente una mujer desecha más de 200 de estos. Estas cantidades se traducen en miles de desechos diarios emitidos al ambiente y que tardan más de 400 años en ser degradados.

Además de esta situación ambiental, el área económica también se ve impactado a largo plazo. Aproximadamente una toalla sanitaria de flujo moderado tiene un costo de $1.85 MXN, es decir, alrededor de $333.00 MXN anuales. El mismo caso para aquellas mujeres que eligen los tampones, pues tienen un precio aproximado de $4.20 MXN por pieza, creando un total de $840.00 MXN cada año.

Como motivo a tal situación, desde tiempos antiguos se había propiciado la utilización de una solución parecida a la que hoy conocemos como copa menstrual, pero por distintos motivos sociales y comerciales no fueron rentables. En cambio, hoy en día, el uso de la copa menstrual se ha posicionado como una opción altamente recomendada para la mujer por sus beneficios económicos, higiénicos y ambientales.

Cultivo hidropónico: cultivo sustentable

México, entre los países que contribuyen a la generación de basura electrónica

La copa menstrual o copa vaginal, es un recipiente de silicona médica reusable y en forma de campana que se introduce en el interior de la vagina durante la menstruación, adaptándose a las paredes vaginales independientemente de los movimientos del cuerpo, y recogen todo el flujo al interior de la copa. Se utiliza diariamente y durante todo el ciclo, aún por las noches para dormir. Se puede cambiar, dependiendo el flujo, hasta en periodos de 12 horas.

En el 2008 se demostró, por la Fundación para la Prevención de Residuos y el Consumo Responsable en su estudio “Ahorro económico asociado a las prácticas de prevención de residuos para una familia estándar catalana”, que el uso de la copa menstrual puede suponer un ahorro de entre 5 a 6 kilos de residuos anuales.

Angelcup, es una empresa mexicana que actualmente produce este objeto y lo comercializa alrededor de todo el país. Su duración es de 10 años aproximadamente, lo cual origina un vasto ahorro en lo que normalmente se gastaría al comprar toallas femeninas o tampones, ya que la inversión en la compra de una copa se recupera en menos de dos años.

Las copas vaginales Angelcup están certificadas por la FDA (Food and Drug Administration de EE.UU), por el Manejo Ambiental Certificado ISO 14001 y Sistema de Gestión de Calidad ISO 9001:2008, y por el GMP- Good Manufacturing Practices. Está elaborada en su totalidad de silicona de grado médico que es un material químicamente inerte, hipoalergénico y biocompatible, por lo que no produce alergias ni irritación si se asea y utiliza de manera adecuada.

Así que, una vez más México reluce como participante a las alternativas ecológicas y sustentables que pueden ser grandes soluciones a graves problemáticas ambientales.

Síguenos en  Facebook/Girando en Verde.

- US -