Zumby Pixel

Biocombustibles, alternativas que buscan seguir posicionándose

Imagen: Pixabay

Publicado 15 julio 2018 el 15 de Julio de 2018

por

Giselle Avila

Hoy en día, en México un gran número de las máquinas de combustión interna (motores) utilizados en la industria automotriz se alimentan con combustible fósil (gasolina, diesel principalmente),  esto beneficia a la comodidad de los consumidores al ser de fácil acceso encontrar en donde recargar de energía no renovable su automóvil. Sin embargo, es precisamente la industria automotriz la que ha dejado grandes estragos contaminantes a lo largo de su historia, provocados por las emisiones de dióxido y monóxido de carbono, entre otros tantos más.

Es por ello que, dentro de las soluciones a este problema, en febrero de este año la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) publicó en el Diario Oficial de la Federación, la Norma Oficial Mexicana NOM-044-SEMARNAT-2017 (NOM-044) que planea para el 1 de enero de 2019 ya se contará con plena disponibilidad de diesel de ultra bajo azufre en todo el territorio nacional, dicho diesel es de combustión limpia que contiene 97% menos azufre que el diesel bajo en azufre y fue desarrollado para mejorar el desempeño de los dispositivos dentro del control de contaminantes de diesel pero que también pueden ser dañados por el azufre.

Zapatos sostenibles hechos con Piña

¿Qué está pasando en la Antártida?

Así mismo, se han considerado los combustibles diferentes a los derivados del petróleo como herramientas sostenibles encaminadas a provocar soluciones contundentes a esta problemática. Una opción de estas es el llamado etanol, que se obtiene a partir de materia prima que contiene sustancias con alto contenido de sacarosa ( como la caña de azúcar, remolacha, sorgo dulce, etc), almidón (maíz o papas, por ejemplo) o celulosa (madera o residuos agrícolas), ya que éstas se pueden fermentar fácilmente.

Actualmente, Oxifuel es una empresa veracruzana que produce etanol anhidro (que no contiene agua) derivado del destilado de la caña de azúcar y la distribuye a gran parte de la república mexicana. Este combustible es elaborado para ser combinado con la gasolina para hacer la función oxigenante, lo que induce a la limpieza de los inyectores y la reducción de hasta un 80% a las emisiones contaminantes. De la misma forma, este ecoaditivo  aporta 100 puntos de octanaje, es compatible con todos los vehículos y mejora la calidad de la gasolina, sin embargo, no la sustituye.

Finalmente, según la Asociación Mexicana de Proveedores de Estaciones de Servicio (AMPES), el uso de ecoaditivos mezclado con las gasolina puede reducir los precios del combustible en rangos de dos a cinco pesos por litro, lo que se traduce en un ahorro considerable dentro del monto mensual estimado a esta necesidad automotriz.

Síguenos en  Facebook/Girando en Verde.

- US -