Zumby Pixel

Poblanos

Por: Rubén Licona Vázquez
La directora del Dif Estatal, María Laura García Beltrán; Secretario de Salud, Arturo Irán Suárez Villa; la titular del Seguro Popular, Consuelo Anaya Arce.

Publicado 30 julio 2018 el 30 de Julio de 2018

por

Aún falta descubrir cuáles son los vínculos con Puebla, y también los motivos por los que llegaron al gobierno del cambio en Veracruz influyentes colaboradores del anterior gobierno del vecino estado, como el actual Secretario de Salud, Arturo Irán Suárez Villa; la directora del Dif Estatal, María Laura García Beltrán; la titular del Seguro Popular, Consuelo Anaya Arce; el coordinador de asesores del Secretario de Salud, de quienes dicen se les asignaron responsabilidades como importantes operadores electorales, pero que sin conocer Veracruz no pudieron finalmente rendir buenas cuentas de la pasada contienda.

En tanto trasciende que el actual titular del Consejo de Ciencia y Tecnología se sigue lamentando el por qué le mandaron a Máximo Romero Jiménez, como director del Instituto Consorcio Clavijero -a quien se le indentifica como el “líder” de toda la dinastía poblana que se enquistó en la actual administración estatal- porque le señalan de ser un personaje que siempre tomó las decisiones como si sólo contara su voluntad.

Además de mostrar un maltrato permanente a todos, se le atribuye esa forma de actuar para imponer así entre los integrantes del Comité Técnico del Fomix a directores del Consejo a modo.
Dicen los enterados que también es necesario aclarar por qué todas las compras del Consorcio Clavijero han sido realizadas en Puebla, cuando se supone que debieran privilegiarse a proveedores veracruzanos.

Ante tantos señalamientos la Contraloría tendría mucho que hacer en ese Instituto. Hay que recordar que desde el principio circularon comunicados internos, ocho en total, que daban cuenta del maltrato a maestros, del desconocimiento de adeudo a facilitadores, quienes se quejaron de ninguneos de Máximo Romero, al que lo menos que se le endilga es ser un funcionario prepotente.

JUICIO

Mientras el gobierno que va de salida y la Fiscalía General del Estado no quieren saber ya nada del espinoso tema de los desaparecidos porque se les ha convertido en un auténtico dolor de cabeza, el gobernador electo Cuitláhuac García Jiménez tomó el toro por los cuernos, y este fin de semana se reunió con los colectivos que buscan a sus familiares desaparecidos.

Se solidarizó con ellos y se comprometió a hacer mensualmente, a partir de agosto, reuniones periódicas para conocer los avances de esas investigaciones.

Es más, para el mes de diciembre establecerá el presupuesto que se asignará a esa búsqueda, con la ayuda de organismos nacionales e internacionales para hacer más intensos esos trabajos.

A quien quizá no le haya gustado nada este encuentro es al fiscal Jorge Winckler Ortiz, porque allí Lucía Díaz Genao, vocera del Colectivo Solecito planteó al gobernador electo la salida del cargo de este funcionario.

No son un secreto los grandes desacuerdos y encontronazos que han protagonizado el fiscal y la señora Díaz Genao, por el tema de los desaparecidos, tanto que Solecito ha etiquetado al fiscal con señalamientos de desatención y hasta omisión.

Seguramente Winckler no se imaginaba el derrotero que está tomando hoy día el tema de los desaparecidos y su desdén a estos colectivos, pues por lo que se aprecia una vez entrado el nuevo gobierno estatal morenista irá duro y directo sobre el tema y sus actuaciones al respecto.

Ya lo expuso Cuitláhuac García ante los colectivos, que solicitará a la próxima Legislatura juicio político al fiscal general, para aplicar luego su remoción.

¿Resistirá Winckler tanta presión como para sostenerse en el cargo… o hará lo mismo que su antecesor Luis Angel Bravo Contreras, de renunciar por motivos personales?

Ya lo veremos.

Correo electrónico: [email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

- US -