Zumby Pixel

Las posibilidades

Por: César Tovar
Las últimas encuestas serias revelaron que la elección del próximo gobernador.

Publicado 30 junio 2018 el 30 de Junio de 2018

por

Las últimas encuestas serias revelaron que la elección del próximo gobernador tendrá final de fotografía, decidiéndose por no más de cuatro puntos porcentuales entre Cuitláhuac García y Miguel Ángel Yunes Márquez.

Esto, además de agregarle una dosis de suspense al proceso electoral estatal, supone oportunidades que tal vez no vuelvan a presentarse.

La estrechez del resultado, por más paradójico que parezca, es un huerto de posibilidades.

Veracruz podría no sólo evitar la división, sino reforzar sus valores sociales y de gobernanza si los actores involucrados actúan con altura de miras y dejan de lado el perfil provinciano y mezquino que les caracteriza.

Si, como parece, la ciudadanía actúa apegada a derecho y vuelca sus deseos de un mejor futuro en cuidar los comicios, el primer paso estará dado; si a lo dicho se le suma un actuar pulcro y pro democrático por parte de los actores políticos, entonces el círculo virtuoso tomará forma.

Los candidatos que encabezan las encuestas están obligados a defender la democracia significándose como ejemplos de rectitud y honestidad; más allá de sus filias y sus fobias, y, sobre todo, de sus intereses y obsesiones, García y Yunes tendrán que velar por la viabilidad de Veracruz como Estado.

Porque es justo lo que se juega, la viabilidad de una entidad golpeada hasta el exceso por gobernantes mediocres, los cuales le hicieran perder su dignidad y la confianza de que merece algo mejor a lo que le acostumbraron.

Quien caiga derrotado mañana deberá reconocerlo sin excusas de por medio, ni escudándose en los lugares comunes que la verborrea popular permite. Hay que darlo todo por ganar, pero en la misma proporción deben prepararse para caer.

Si a esto se le suma que el ganador actué con asepxia, apelando a un voto consciente, a la libertad de elegir, a los rasgos de la democracia pura, entonces la mezcla del progreso se habrá dado.

Porque queda claro que el próximo mandatario no podrá solo con el paquete, requerirá respaldo de los legisladores federales y, evidentemente, del gobierno federal, el que todo indica comandará Andrés Manuel López Obrador, acérrimo enemigo del padre de Yunes Márquez y el “jefe” de García.

Si el representante del Frente vence, sabe que no podrá aislarse de la Federación, ni de la figura de AMLO presidente si desea contar con recursos y elementos para gobernar.

Y si Cuitláhuac es el ungido, tendrá que asumir el rol de gobernador y no doblar las manos ante su mentor, pues de hacerlo traicionaría el federalismo que tanta sangre costó en la historia, y al que el mismo apela en sus discursos.

Las posibilidades de que le vaya mejor a Veracruz están. Depende de la calidad moral de los involucrados si las llevan a buen puerto.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

- US -