Zumby Pixel

El humor en la palabra escrita

Por: Alberto Calderón P.
El humor en la palabra escrita

Publicado 23 junio 2018 el 23 de Junio de 2018

por

Los primeros escritos con relación al humor que surge del ingenio del hombre se registra con textos muy lejanos en la historia.

En el antiguo testamento bíblico hebreo ya se habla de la risa feliz con la palabra sakhaq y la risa burlona y denigrante utilizando la palabra iaag para diferenciar ambas, más adelante Homero hace una parodia de sus propias epopeyas en “Batalla de las ranas y ratones”, que es una épica cómica sobre “La Ilíada”.

El género evoluciona a lo largo de los siglos, lo veremos en la imprescindible novela del Quijote de la Mancha una obra cargada de ingenio con el humor lingüístico de Sancho o las situaciones un tanto risibles y grotescas en la obra más importante en lengua española y universal.

Muchos son los autores literarios, periodistas y de cualquier manifestación escrita que a lo largo de los siglos, en esa aventura de la vida exponen de forma humorística realidades o ficciones con esa chispa de ingenio que nos hace sonreír y en ocasiones reír a carcajadas, esto último me hizo recordar que iba leyendo en un autobús hace poco más de treinta años el libro “Los arietes” que nos cuelgan del escritor xalapeño QEP Alferdo Benjamín Garcimarrero y solté tremenda carcajada, los pasajeros cercanos pensaron que algo me pasaba y en realidad si, el ingenio de los relatos es extraordinario haciendo que las carcajadas brotaran espontáneas.

Como vemos el humor siempre ha sido un arma del hombre, usada para combatir los infortunios de la vida y reírse de ellos, de sus propias alegrías o desventuras. Ver la vida con humor supone una filosofía del optimismo.

El humor es universal pero cambia dependiendo de la cultura de cada pueblo de autores clásicos y contemporáneos, cada quien expresa su sentir con ingenio propio, demostrando que la risa comienza en la realidad. El desafío del humor conlleva el punto de vista de los temas que aborda y la forma en que lo hace.

Construir un texto irreverente, irónico, cínico, satírico, sarcástico o burlesco, no es simple por el contrario, éste responde a técnicas y procedimientos literarios estudiados y dominados para lograr una comunicación más efectiva.

En la literatura tenemos el caso de Jorge Ibargoengoitia que a partir de 1963 publica la obra de teatro El atentado en donde Obregón y Calles son despojados de la heroicidad para ser tratados de forma cómica, al año siguiente aparece su novela Los relámpagos de agosto haciendo una parodia de un general revolucionario.

Hace unos meses conocí en Colombia al escritor peruano James Rojas Bazán que escribió recientemente La risoterapia en este libro nos da una interesante explicación acerca de la risa, para pasar a contarnos muchos chistes excelentes, comentó que la estructura de un buen chiste es muy parecida a la de un cuento corto.

Son abundantes los autores que tienen en su haber pasajes cargados de humor, los estudiosos del tema como José Galindo Montelongo de la Universidad de Washington o Martha Elena Munguía investigadora de la Universidad Veracruzana nos hablan de otros importantes autores mexicanos con ese virtuosismo para el manejo del humor en sus publicaciones sobre el género.

En lo personal yo les recomiendo leer esta semana no voy a pedirle a nadie que me crea del escritor tapatío Juan Pablo Villalobos que estudió en la Universidad Veracruzana ganador del Premio Herralde Novela 2016 uno de los principales premios literarios de habla hispana. Aparte de recrearnos con pasajes de la ciudad de Xalapa y alrededores es una impecable novela negra con humor picaresco, es extraordinaria, aparecerá de forma natural la sonrisa, quizá la risa y es posible que también alguna carcajada.

[email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

- US -