Zumby Pixel

Hace mucho que pasó la noche tibia y callada de Veracruz

Por: Guillermo Ingram
Zona metropolitana de Veracruz

Publicado 30 junio 2018 el 30 de Junio de 2018

por

Les decía ayer sobre el enorme problema que significa ahora conducir un vehículo en las grandes metrópolis del país, como la zona metropolitana de Veracruz. También podemos incluir a Xalapa. Pues independientemente de que el parque vehicular ha crecido una enormidad y debemos admitir que no sabemos manejar, sabemos poner el vehículo en movimiento, pero ¿Saber manejar? ¡Definitivamente no! Y eso es lo que agudiza todavía más el problema de congestionamiento en las horas pico y no pico a todo lo largo y ancho de las zonas urbanas. Por ejemplo, en Xalapa, cuando al ir llegando de Veracruz, de pronto, pasando el recinto militar, estamos en la ciudad, vemos como el tráfico se ralentiza y creemos se puede tratar de algún accidente o por el exceso de vehículos, pero no, casi por lo regular, al llegar a la plaza comercial “Ánimas”, el tráfico se agiliza y resulta el problema lo han causado uno o dos vehículos cuyos conductores decidieron ir a paso de tortuga.

MÁS QUE EL EXCESO DE VEHICULOS, ES LA IGNORANCIA DE LA LEY LA OCASIÓN DEL COLAPSO VIAL

Por lo que si al exceso de vehículos le agregamos la falta de cortesía, amén de ignorancia de quienes conducen, pensando que conducir es causarle problemas al prójimo, entonces el resultado es el gran problema observado. Pues miren, para problemática, la Ciudad de México, pero, amén de todo lo que les sucede a los chilangos, por lo regular ellos ya están acostumbrados a conducir en una ciudad colapsada en materia vial. Pero ahí van todos, casi defensa con defensa, pero avanzando y cuando es posible acelerar, aceleran y ahí van en el periférico o el viaducto, las muchachas maquillándose rumbo al trabajo, pero, no por eso interrumpen el tráfico, como tampoco he visto que algún “Juan Camaney” se estacione indebidamente deteniendo al resto de los vehículos detrás de ellos, pues de hacerlo, le cae marabunta y hasta la misma policía. Entonces, los chilangos tienen la cultura de saber conducir en una ciudad colapsada por la enorme cantidad de automóviles particulares.

Y eso es lo que falta en la provincia mexicana, específicamente en el caso de nosotros, en Veracruz. Pues luego hasta los mismos agentes de tránsito están atentos a sus celulares y se olvidan de estar agilizando el tráfico vehicular.

EL CELULAR ¡EL INVENTO DEL DIABLO!

En el caso de los conductores, cuando van al volante y usando el celular, hasta parece que van ebrios, pues van lentos o en zig-zag. O sencillamente cuando el semáforo se ha puesto en verde, no avanzan, y si se les pita ¡Montan en cólera, adoptando una actitud de “me vale madre” y siguen al celular o chateando!, y efectivamente valiéndoles madre si los de atrás llevan prisa. Eso no es saber conducir, eso se llama no tener el mínimo respeto por los derechos de los demás.

URGE UNA BUENA CULTURA VIAL

En fin, nos urge una cultura vial a gritos. Con eso se evitaría tanto accidente y el tráfico se agilizaría en las ciudades del país que han crecido como tumores, sin planificación alguna. Por lo que esto no es culpa de administración alguna actual, sino que se trata de un problema que se viene arrastrando desde hace décadas, pero, eso sí, no se le ha hecho frente al problema y mucho menos se le ha mostrado a la ciudadanía la mejor forma de sacar lo mejor de conducir un vehículo.

POR LO PRONTO, PARA UN BUEN COMIENZO, NO OLVIDEN IR A VOTAR MAÑANA

En fin, ahí se los dejo de tarea, por lo pronto ¡Mañana no dejen de ir a votar! No hagan caso de esas boberías que ahora están en las redes, donde hablan de “violencia”, salgan, voten y sigan su vida normal. Esos mensajes subliminales, “de gente preocupada por el patrimonio”, es puro “santa intención” de espantar a los votantes para que se queden amedrentados en casa y no salgan a sufragar.

¡Voten, voten, no dejen de ir a votar! ¡¡¡Voten por quien quieran, pero salgan a votar!!! Si no, luego no se anden quejando.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

- US -