Zumby Pixel

Deporte de masas

Por: Guillermo Ingram
El campeonato de futbol soccer

Publicado 16 junio 2018 el 16 de Junio de 2018

por

Una vez más ha comenzado el campeonato de futbol soccer y el mundo entero está en franca histeria. Incuestionablemente que este deporte y el tal campeonato no es otra cosa que un llamado “evento de masas”, o sea, de multitudinario público.

Obvio, no estoy descubriendo el agua hervida y el hilo negro con estas definiciones, pero, si el futbol es reconocido como un deporte de masas, no se necesita, como mucho menos puede ser entonces un deporte de élite, pues los deportes de las élites, como podría ser el tenis o el golf, ni logran reunir el enorme número de asistentes y concentraciones humanas, como el fut, entonces no se debe ni puede exigir “educación” a la tal asistencia. Sobre todo, que expertos en la materia multitudinaria de seres humanos dicen el anonimato crea la proclividad hacia los exabruptos o desaguisados, vulgo: “desmadres”.

IMPOSIBLE IMPEDIR CONDUCTAS NO VIOLENTAS A REUNIONES DE MILES DE PERSONAS

Por lo tanto, no es posible lograr imponer normas de urbanidad extremas en los enormes campos de futbol a la afición presente. En virtud a la laxitud que se experimenta en un enorme anonimato. Claro, no se puede aprobar actos de salvajismo, como los realizados por los “Hooligans” o grupos de alta agresión que se presentan en todos los estadios del mundo. Pero, de que las mismas autoridades saben que se presentarán algunos desmanes, eso es de esperarse. Pero de esto, a que por ejemplo, la FIFA salga con que el público, sobre todo los de origen mexicano no griten: “¡Eeeeeh, puuuutoooo!”. Es, amén de ridículo, imposible de evitar. Principalmente por la gran cantidad de gente aglutinada en los enormes estadios. Pues de no ser esto un negocio, en el cual el mayor atractivo es ir a gritar de todo en las gradas, no se estuviesen construyendo cada vez estadios con mayor capacidad de auditorio.

LOS GRANDES EVENTOS PÚBLICOS SON PARA ESO, PARA QUE LA GENTE GRITE

Los grandes eventos públicos de siempre han sido para la distracción de las masas, desde que los griegos de la antigüedad inventaron los “anfiteatros”, para aprovechar la acústica y los romanos los perfeccionaron en los grandes coliseos que construyeron, siendo el más memorable el llevado a cabo por emperador Vespasiano, terminado por su hijo, el emperador Tito y agrandado su también hijo y hermano respectivamente, el emperador Domiciano. Esta obra llegó a tener capacidad para 65,000 personas. Se inició en el 72 de nuestra era y se concluyó ocho años después. Excuso decirles y explicarles todo lo que ahí sucedió ¡Espantoso! Lo que menos se hizo ahí fue gritar “¡Eeeeh, puuuto!”.

Luego entonces, como decía mi abuelita: “El que no quiera ver visiones, que no salga de noche”. Por lo tanto, quienes se sientan agredidos en su más rancia prosapia, cultura, educación o altos valores morales ¡No vaya a ningún estadio! Pues incluso, ni los mismo emperadores romanos (particularmente Calígula), pudieron lograr el control de la concurrencia. Cabe explicar que Calígula no conoció el Coliseo, sino que mostró su gran frustración de no poder controlar al público romano en el Circo Máximo, que incluso, cuando creyó que no lo vitoreaban lo suficiente, dicen que lleno de rabia gritó: ¡Cómo el pueblo de Roma no tiene un solo cuello para cortarlo de un tajo!”.

Como les he dicho, yo no jugué ni con mi caquita, por lo tanto ¡No soy deportista!, pero, cuando me han invitado a ir a algún encuentro futbolero de campeonato ¡Claro de que voy!, es de lo más entretenido y por demás gratificante ver el llamado “fenómeno de masas”, el comportamiento de la gente en grandes concentraciones.

EL ÚNICO POLÍTICO QUE HE VISTO SER VITOREADO POR UN ESTADIO LLENO DE AFICIÓN

Creo los que temen enfrentar ese fenómeno de masas son los políticos, comenzando por los Presidentes de todo el mundo (no hablo nada más de los mexicanos). Pero, al único político que he visto salir indemne de esta experiencia, fue a Don Fernando Gutiérrez Barrios (QEPD), cuando Secretario de Gobernación, que cuando se anunció su presencia por el sistema de sonido del estadio, Luis “Pirata” Fuente, el público del súper abarrotado sitio ¡A gritos demandó que bajara a la cancha!, y Don Fernando bajó y fue cariñosamente ovacionado con largueza por ese anónimo público ¡Y era ya noche!, lo que podría haber ayudado a que no se viera quien insultaba. Es algo verdaderamente digno de remembranza.

RESULTA MUY DIFICIL CONTROLAR A UNA MASA EN LIBERTAD

Pero, regresando al tema, no, no es posible controlar el comportamiento de miles de seres humanos concentrados en un estadio, salvo, a balazos y con enormes desgracias de por medio, lo cual sería atroz y hablaría más que muy mal de quien así se condujera.

Me atrevo a aseverar lo del comportamiento del ser humano ya en masa, porque sin duda alguna se pierde el individualismo y se queda la gente confundida en una enorme masa, en donde, todo puede pasar.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

- US -