Zumby Pixel

Francia privatiza emblemáticas empresas

Por: Dr. Armando Rojano Uscanga
Francia privatiza emblemáticas empresas

Publicado 19 junio 2018 el 19 de Junio de 2018

por

Las mayores privatizaciones en una década

Francia que se distinguía por proteger su patrimonio histórico, símbolo de su grandeza, y por la defensa de su patrimonio empresarial, en compañías como Électricité de France (EDF), Engie o Renault, en las que el Estado cuenta con un porcentaje importante del capital, inicia una gran ola de privatizaciones. En total mantiene inversiones en 81 entidades nacionales, doce de las cuales cotizan en bolsa con un valor de 75.000 millones de euros. Entre ellas están en EDF, con un 83,5% del capital y un valor de participación en el mercado de 28.000 millones de euros; en Aéroports de Paris (ADP), con un 50,6% del capital y una valoración de 9.750 millones, y en Airbus, donde la inversión es del 11% pero su valor se acerca a los 9.000 millones. También las inversiones en Engie, Thales, Safran y Orange superan los 5.000 millones de euros.

El presidente Emmanuel Macron propone las privatizaciones para transformar la economía francesa y promover lo que llama un Estado estratega, más que propietario o gestor, usando los ingresos por las ventas de las acciones para un fondo de 10.000 millones de euros para la innovación, y para reducir la deuda pública, que se acerca al 100% de su producto interior bruto.

El plan incluye en la ley Pacte (pacto en francés, y acrónimo de Plan de Acción para el Crecimiento y Transformación de las Empresas), aprobado por el Consejo de Ministros aprobó. El Gobierno francés calcula que el Parlamento haya aprobado la ley entre finales de 2018 y principios de 2019. Pero las privatizaciones tocan la sensibilidad francesa, por lo que se avecinan tiempos difíciles.

Esto no es nuevo. El Gobierno que más privatizó fue el del socialista Lionel Jospin, entre 1997 y 2002. Un 10% de asalariados franceses (2,6 millones) trabaja en empresas con participación estatal, situando a Francia entre los cuatro países de la OCDE con la mayor proporción de asalariados en empresas públicas o semipúblicas. Los otros son Eslovenia, Finlandia y Noruega. El control público de empresas clave data del final de la Segunda Guerra Mundial, cuando el general Charles De Gaulle y el Partido Comunista lanzaron un plan masivo de nacionalizaciones, base de la economía centralizada y planificada de los Treinta Gloriosos, la última era de prosperidad compartida y prolongada en Francia. El preámbulo de la Constitución de 1946 decía: “Todo bien, toda empresa, cuya explotación adquiera los caracteres de un servicio público nacional o de un monopolio de hecho, debe convertirse en propiedad de la colectividad”. La posguerra supuso la segunda ola de nacionalizaciones del siglo XX. La primera había sido antes, en 1936, con el Frente Popular. La tercera llegaría en 1982, con el socialista François Mitterrand que nacionalizó decenas de empresas, entre ellas 39 bancos. Cuatro años después, cuando la derecha neogaullista alcanzó el poder con el primer ministro Jacques Chirac, llegó la primera gran ola privatizadora, que incluyó a Saint-Gobain, la constructora nacionalizada en 1982 y fundada en 1665 por el propio Jean-Baptiste Colbert.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

- US -