Zumby Pixel

Acusados por lavado de dinero la viuda y el hijo de Pablo Escobar en Argentina

La justicia acusa a María Victoria Henao y Juan Pablo Escobar de facilitar los negocios inmobiliarios en Buenos Aires del narco colombiano Piedrahita Ceballos.

Publicado 06 junio 2018 el 06 de Junio de 2018

por

El destino de la fortuna de Pablo Escobar Gaviria, alguna vez uno de los hombres más ricos de la tierra, es un gran misterio. María Victoria Henao, su viuda, y Juan Pablo, su hijo mayor, eran los herederos naturales.

Pero Juan Pablo dijo siempre que la familia nunca vio un dólar de aquel dinero amasado durante años por el jefe del cartel de Medellín. Todo fue a parar, sostuvo, a los bolsillos de los capos narcos del cartel de Cali, que se cobraron así los “costos de la guerra” contra el patriarca. A cambio, los dejaron vivir.

El juez federal Néstor Barral procesó, aunque sin prisión preventiva, a María Isabel Santos Caballero, exesposa de Escobar, y a su hijo Juan Sebastián Marroquín Santos en una causa por supuesto lavado de activos con dinero proveniente del narcotráfico.

Según las leyes argentinas, el procesamiento significa que un juez encontró motivos suficientes para iniciar una investigación, en base a las pruebas reunidas por un fiscal. La suerte de los Escobar comenzó a cambiar en octubre del año pasado, casi de forma fortuita.

Una investigación por lavado dio con un documento que pareció confirmar un nexo entre los Escobar y los negocios sucios de un conocido narco colombiano, Piedrahita Ceballos. El papel era una especie de contrato oculto en la casa del empresario argentino Mateo Covo Dolcet, sospechado de ser el testaferro de Piedrahita Ceballos en Argentina. Los investigadores leyeron en el documento que los Escobar presuntamente recibieron una comisión por su trabajo de intermediación entre el argentino y el capo colombiano, algo que el juez Néstor Barral consideró verosímil.

Detienen a ‘Popeye’, exjefe de sicarios de Pablo Escobar

FOTO: Afirman haber captado al fantasma de Pablo Escobar en la casa donde vivía

Los Escobar se refugiaron en 1994 en Argentina, con nuevos nombres. Y desde entonces llevaron una vida discreta de clase media, apenas interrumpida por la decisión de Juan Pablo de publicar dos libros sobre su padre, muy exitosos. Pero esa vida tranquila, con Victoria casi invisible y un Juan Pablo repartido entre entrevistas de escritor y pequeño empresario textil, se alteró de repente.

Un juez procesó a ambos por presunto lavado de dinero narco en Argentina, una causa que los puso otra vez en los titulares de prensa.

Madre e hijo declararon por primera vez en mayo y otra vez esta semana en los tribunales. La investigación cambió drásticamente las rutinas de Juan Pablo, que ahora evita cualquier publicidad. El mayor de Pablo Escobar concedió hasta octubre pasado decenas de entrevistas para promocionar sus libros o para criticar la versión “lavada” que, a su entender, daba de su padre la serie El patrón del mal.
Fuente: El País/ El Universo

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

- US -