Greenpeace ha denunciado que ocho millones de toneladas de basura van a parar todos años a los océanos.En el vertido figuran billones de bolsas o fragmentos de plástico que causan también con periodicidad anual la muerte de miles de ejemplares de fauna marina.