Zumby Pixel

Productos de limpieza, un daño exorbitante al medio ambiente

Destapar la botella y escoger el de mejor olor, o tal vez el más económico, pero rara vez vemos o investigamos sobre sus ingredientes activos y del increíble daño que pueden causar.
Imagen: Pinterest

Publicado 03 junio 2018 el 03 de Junio de 2018

por

Giselle Avila

Destapar la botella y escoger el de mejor olor, o tal vez el más económico. Dos aspectos que sin duda tomamos en cuenta al comprar un artículo de limpieza, pero rara vez vemos o investigamos sobre sus ingredientes activos y del daño que nos pueden causar.

Existe una larga y variada lista de productos de limpieza, dicha lista de productos en su mayoría gravemente peligrosos y sin tener conocimiento de ello. Si sirven para limpiar exteriores e interiores a los que todos estamos al alcance, inclusive niños, entonces ¿por qué son tóxicos?

El dato es alarmante, un estudio observacional reciente realizado por investigadores por la Universidad de Bergen (Noruega) y publicado en la Revista Americana de Medicina Respiratoria y de Cuidados Críticos de la Sociedad Torácica Americana, arrojó que la cotidiana utilización de productos de limpieza podrían generar fuertes repercusiones para el sistema respiratorio, tanto como fumar 100 a 200 cigarrillos al año.

Ni hablar del daño a nuestro medio ambiente, ya que acorde a la declaración de la Fundación Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), una vez que las burbujas “limpiadoras” desaparecen por la coladera, se van directamente al drenaje y a las plantas de tratamiento de aguas municipales para después ser descargadas. La gran mayoría de los ingredientes de los limpiadores químicos se descomponen en sustancias inofensivas gracias al tratamiento de aguas. Pero otros ingredientes no se descomponen jamás, convirtiéndose en una peligrosa amenaza para la fauna y la flora.

Así mismo, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) nombra al fósforo, nitrógeno, amoníaco y productos químicos que se agrupan bajo el término “compuestos orgánicos volátiles”, como los peores peligros ambientales en productos de limpieza domésticos, ingredientes que se encuentran inmersos en la mayoría de las marcas de limpieza existentes alrededor del mundo.

Perfumes ecológicos, variante de moda

Soya: La carne vegetal del futuro

El amoníaco, por ejemplo, es un limpiador de hogares de propósitos múltiples que se encuentra en muchos productos de limpieza como desengrasante para la desinfección y eliminación de los alérgenos, pero es altamente corrosivo a la piel, ojos y pulmones, aun en concentraciones bajas en el aire. A nivel ambiental provoca acidificación de los suelos; y, además, el N2O (óxido de nitrógeno) contribuye al calentamiento global y a la destrucción de la capa de ozono.

De acuerdo al Centro de Información y Comunicación Ambiental de Norte América (CICEANA), estos son los aspectos que como consumidores debemos tomar en cuenta al consumir productos de limpieza, para evitar que sean contaminantes:

  • Biodegradabilidad. Un producto de limpieza se considera “biodegradable” si el tensoactivo (es decir, la sustancia en los jabones que provoca daños a la vida acuática) deja de tener un 90% de su propiedad de disminuir la tensión superficial del agua 28 días después de ser vertido a ésta.
  • Eutrofización. Los detergentes convencionales usan fosfatos, fosfonatos o percarboxilatos como potenciadores de su eficacia. Pero estas sustancias funcionan también como fertilizadores de algas y cuando hay una sobrepoblación de algas, se agota el oxígeno en el agua, provocando daños en la fauna acuática (como microbios y peces) y generando muy mal olor. Este fenómeno es conocido como eutrofización y ha causado desequilibrios muy severos en lagos y ríos.
  • Blanqueadores: Usualmente contienen cloro u oxígeno. En particular el cloro provoca la aparición de sustancias organocloradas, como dioxinas y furanos, que generan muchos problemas, como: disfunciones hormonales, malformaciones en el feto y cáncer, entre muchas otras. Debido a que estas sustancias no se pueden metabolizar, se acumulan en los tejidos de los seres vivos. En la actualidad están prácticamente en desuso en la industria de limpiadores.
  • Antibacteriales. Muchos detergentes convencionales que están en el mercado contienen antibacteriales. El problema es que realmente no tienen gran utilidad práctica pero sí provocan problemas a la vida bacteriana acuática.

Por todo esto, Greenpeace y la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFEPA), presentan frecuentemente diversas formas de crear productos de limpieza desde casa, con ingredientes naturales, amigables con el medio ambiente y fáciles de conseguir, para que en la comodidad de nuestro hogar podamos fomentar el cuidado de nuestra Tierra y de nuestra salud. A continuación te presentamos 5 ingredientes que te pueden servir para suplantar a los contaminantes.

Jabón puro

El jabón puro se biodegrada de manera segura y por completo, y no es tóxico. Asegúrate de que sea sin esencias, colores sintéticos u otros aditivos. Hasta el detergente biodegradable libre de fosfato para lavar ropa contribuye a la contaminación del agua.

Vinagre (5% ácido acético)

Es un desinfectante suave, corta la grasa, limpia el vidrio, desodoriza y remueve los depósitos de calcio, manchas y acumulación de cera.

Almidón de maíz

Es un polvo sin olor excelente para la limpieza de alfombras y manchas de grasa.

Aceite de eucalipto
Desinfecta y deodoriza, elimina manchas como tinta y grasa, mata y repele algunos insectos y combate la oxidación.

Carbonato de sodio

Corta la grasa, quita manchas, desinfecta y suaviza el agua. No debe ser usado en aluminio.

Bicarbonato de sodio

Trabaja como abrasivo en recetas alternativas, desodoriza, remueve manchas, pule y suaviza telas.

Y recuerda, cada acción que hagamos repercute directamente a nuestro entorno, nosotros decidimos si para bien o para mal.

Síguenos en  Facebook/Girando en Verde.

US - US -