Zumby Pixel

España sin convencer y sufriendo, clasifica a Octavos

De último minuto la Roja apenas y pudo sacar el empate ante Marruecos.

Publicado 25 junio 2018 el 25 de Junio de 2018

por

Irreconocible, desdibujada, apagada de principio a fin, sin casi ocasiones, con un empate en el minuto 91 de Iago Aspas (2-2) contra una selección eliminada ya del Mundial como Marruecos, España sobrevivió en Rusia 2018 mientras bordeó el fracaso y se encontró, de repente, la primera posición.

En la última década, España ha sido la selección del toque, del juego combinativo, del “tiki-taka”. Las estadísticas de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018 siguen apoyando esta definición. La Roja es pase. Es el equipo con más pases completados en este torneo. Sin embargo, a menudo le cuesta materializar esa eficacia, y su superior porcentaje de posesión de balón, en goles.

 

¿Qué necesitan las selecciones para calificar en Rusia?

Encuentran cocaína en réplicas de Copas del Mundo

El partido contra Irán, a pesar de saldarse con victoria, resaltó la sensación de atasco en la definición. “Muchas veces, no por mucho que lo intentes va a entrar. Hay partidos que tiras una vez y entra el gol. Otras que tiras diez y no entra”, comentaba Lucas Vázquez a FIFA. “Al final son momentos, rachas y lo que está en nuestra mano es crear ocasiones, crear esas jugadas de gol e intentar marcarlas”.

Es llamativo que en esa estadística de pases, el jugador que lidera el número de pases completos sea… un defensa: Sergio Ramos. El seleccionador español Fernando Hierro valoraba también el trabajo del rival a la hora de anular el potencial goleador de su equipo: “Cuando un equipo defiende con diez hombres muy replegados en su campo hay dificultades para todo el mundo”.


Era el minuto 14 cuando, alrededor de la línea de medio campo, Sergio Ramos sacó una falta en corto a Andrés Iniesta, este se la devolvió, el defensa creyó que más que un pase era una conducción del centrocampista y por ahí el más listo fue Boutaieb, que agarró el regalo, corrió a toda velocidad y superó por bajo a David de Gea.

No las encuentra hasta ahora en este Mundial. Ni siquiera está aparentemente cerca. Tampoco contra Marruecos, que sin ser ni hacer nada del otro mundo la desdibujó casi siempre, encomendada a una jugada puntual para ganar el partido, como el cabezazo de Isco que sacó bajo palos Da Costa o el testarazo de Piqué que rondó el gol, mientras rebuscaba a Diego Costa y Silva, imprecisos e inadvertidos.

Ya por encima de la hora de partido, Marruecos había dispuesto al menos de las mismas ocasiones claras, sino más, que España, que ni siquiera tuvo un arrebato final ofensivo. Ni asedió ni se acercó ya a la victoria. De hecho recibió el 1-2 de En Nesiry, que no extrañó a nadie. Empató luego por medio de Iago Aspas, allá por el minuto 91, con el uso del VAR, y se encontró de pronto el primer puesto.

Síguenos en Facebook ED deportes
Más noticias AQU
- US -